La inseminación artificial es usada en animales para propagar buenas cualidades de un macho en muchas hembras. Es especialmente empleada en caballos, vacas, cerdos, perros con pedigrí y ovejas. El semen es recolectado, refrigerado o/y congelado, y enviado a la ubicación de la hembra. Para conservar el semen se diluye en una solución que contiene los componentes necesarios para mantener la viabilidad de los gametos tales como azúcares (usualmente fructosa), sales y sustancias taponadoras, así como nutrientes tales como los aportados por la yema de huevo o la leche descremada.

Escuche el programa radial "Desde la Universidad" todos los miércoles de once de la mañana a once y cuarenta y cinco en Radio Camoapa