Escasez de empleo, mala economía y la COVID-19 son factores que pueden afectar la venta de pólvora

Este año se les orientó a los más de 250 vendedores de pólvora del departamento de Matagalpa que las ventas iniciarán hasta el primero de diciembre. Noticia que no fue bien recibida por los comerciantes ya que en años anteriores desde el 15 de noviembre ofrecían este tipo de productos.

Ya han sostenido encuentros y capacitaciones con el Cuerpo de Bomberos, así como con las autoridades encargadas de supervisar ese tipo de negocio que puede resultar peligroso si no se toman las medidas de seguridad requeridas. Es por ello, que todos los años se les recuerda a los vendedores las reglas preventivas que deben adoptar.

Entre los comerciantes hay incertidumbre pues piensan que las ventas “no estarán tan buenas”, dicen unos, y otros expresan más confianza. El temor de no tener la ganancia de años pasados se fundamenta en la falta de empleo, la pandemia de la COVID-19 y la crisis sociopolítica que aún se vive en Nicaragua y que afecta directamente la economía del país.  

“El problema es que la gente todo lo hace político y por eso perdemos muchos comerciantes. Yo vendo desde hace 15 años aquí y antes no era así”, lamenta Alejandra Valverde, quien se encuentra supervisando a los trabajadores que le construyen su tramo.

 

Invertir poco en pólvora 

“La situación está dura”, dice Maximina Rocha, quien pese a todo se muestra optimista, sin embargo, no quiere correr un riesgo financiero alto así que “invertirá el mínimo” en pólvora este año, aseguró. 

“La situación que hemos estado pasando en estos momentos es complicada y con esta crisis de pandemia, el trabajo es poco y nos ha golpeado a todos pero no hay que perder la fe y seguir adelante”, dice la comerciante.

En cuanto a las medidas de prevención que definieron los bomberos, Rocha se encuentra satisfecha porque, además de prohibiciones de algunos tipos de pólvora, detallaron acciones para prevenir tragedias como la vivida hace ocho años, en la que precisamente su esposo falleció calcinado en un incendio que consumió varios tramos de pólvora de este municipio de Matagalpa.

Hace ocho años se vivió una tragedia que implicó la muerte de uno de los vendedores de pólvora. (Archivo)

“Ocho años ya de esa horrible tragedia, de ese día tan duro y doloroso, más para mi persona que he pasado una crisis tan grande, pero aquí me tiene Dios luchando” dijo Maximina Rocha.

 

Supervisión permanente

Hasta el primero de diciembre tienen autorizado iniciar sus ventas los comerciantes de pólvora en este departamento.

Serán supervisados de forma permanente con visitas por parte de los bomberos, para evitar tragedias y pérdidas materiales y humanas.

El Cuerpo de Bomberos de Matagalpa está orientando a los comerciantes para que cumplan con todas las medidas de seguridad.

En las cercanías del hospital escuela, César Amador Molina son ocho tramos los que estarán vendiendo sus productos y ya se les orientó qué vayan instalando sus puestos de pólvora.

“Ellos actualmente están en el proceso de construcción de los tramos donde van a comercializar el producto” expresó Eduardo Videa, Capitán del Cuerpo de Bomberos de Matagalpa. También dio a conocer a los comerciantes que tienen una semana para que sus tramos estén listos con todos los requisitos de seguridad.