Familiares de la víctima rechazan una condena menor a los treinta años y que el acusado libre la cadena perpetua pagando una fianza.

Custodiado por más de una docena de policías a bordo de cuatro camionetas, ingresó al complejo judicial de Carazo, Pedro Joaquín González, acusado del delito de femicidio en contra de Belinda Alvarado de 40 años de edad, quien falleció el pasado 25 de diciembre producto de un trauma craneoencefálico severo.

El lunes 17 de enero a las 11 de la mañana se celebró audiencia inicial para el acusado a puertas cerradas, sin acceso a la prensa y solamente uno de sus familiares estuvo presente en el careo con la juez del Juzgado Local Especializado en Violencia.

Doña María Alvarado, hermana mayor de la víctima, salió muy afectada emocionalmente y con lágrimas en su rostro, luego de haber visto de frente al hombre que a punta de golpes en la cabeza privó de la vida a Belinda Alvarado.

Mientras que en las afueras del complejo judicial se apostaron familiares, vecinos y amigos de la fallecida, quienes se encontraban enardecidos al ver cómo la Policía Nacional custodiaba al acusado, desalojándolos de las inmediaciones del lugar.

Hay un dicho que dice con la plata baila el perro, es de conocimiento de nosotros que los familiares de ese asesino han pagado para que le den un pena máxima de 25 años, para luego apelar la condena, rebajar los años y que pueda salir bajo una fianza. Ese hombre no mató a una cucaracha, fue a mi hermana, una mujer que no se metía con nadie, trabajadora, que no merecía morir así, queremos que se haga justicia y que le den cadena perpetua”, dijo Francis Baltodano.

Baltodano también denunció que de parte de la fiscalía no han obtenido ningún tipo de respuestas referente al caso y que solamente les dicen que se pongan en contacto con sus abogados privados.

Es aquí donde vamos a ver si lo que dice el gobierno es cierto, es aquí donde la Policía tiene que demostrar que son honorables y no unos vendidos, aquí no hay dinero que valga, se trata de una vida y queremos cadena perpetua, su familia dice que no nos darán el gusto de ver preso a ese asesino”, alegó entre sollozos Baltodano.

Mientras que María Alvarado, quien logró ingresar a la audiencia inicial comunicó que el juicio fue programado para el próximo 14 de febrero y que su fe está puesta en Dios porque de Él es la justicia.

Acusado poseía antecedentes penales

Pedro Joaquín Gonzáles de 44 años de edad, ya presentaba antecedentes penales por el delito de robo con fuerza, ya que había sustraído de un instituto de la comunidad de Huehuete más de 30 tablets, según el reporte realizado por la Policía Nacional el 8 de enero en conferencia de prensa.

Por ese delito se le dictó el beneficio de suspensión de la pena y por tres años se presentaría a firmar a los juzgados de la ciudad de Jinotepe, Carazo.

Mientras, que en el año 2018 González fue capturado por la Fuerza Naval en el municipio de Potosí, Chinandega, a bordo de una camioneta junto a cinco hombres más, donde se les ocupó una mochila con 30 y tres mil 900 dólares, delito del cual también fue sobreseído.

Las audiencias se han realizado a puertas cerradas sin acceso a los medios de comunicación y bajo un fuerte resguardo policial.

El hombre no dijo nada, solo estaba callado en la audiencia, no me volvió a ver ni una sola vez, solo escuché decir a su abogado que él le confesó que nunca quiso matar a Belinda, no sé porque ella nunca dejó a este hombre, siempre le pegaba y la maltrataba”, dijo María Alvarado.

Belinda, hoy es recordada en su comunidad como una mujer humilde, noble, callada y sobre todo muy trabajadora, por lo que desde el 8 de enero del año en curso que lograron la captura de Pedro Joaquín Gonzales después de haber estado prófugo por 10 días, más mujeres se unen al dolor y a la lucha por una condena justa y prometen acompañar a sus familiares hasta el final.