El presidente ejecutivo del Consejo Directivo del Instituto Nicaragüense de Energía (INE), David Castillo, reveló ayer que ante una eminente alza en la tarifa eléctrica, el gobierno dispuso de los fondos necesarios para evitar dicho incremento.

"El día de ayer él (el presidente Daniel) nos comunicaba haber encontrado los recursos necesarios para poder ir cubriendo la tarifa mes a mes en lo que se refiere a desvíos. Por lo menos a los niveles en los que están hoy los precios (internacionales de los combustibles) se determinó que es factible poner un subsidio para que este mes la tarifa no se eleve", explicó.

Este subsidio podría rondar entre los dos y tres millones de dólares, y se aplicará de manera generalizada a todos los usuarios. "Es un subsidio que tiene dos objetivos fundamentales: Uno la protección directa a la familia, a ese consumidor domiciliar, a ese consumidor pequeño y mediano que recibe mensual su factura; pero también protege a toda la cadena productiva, al comercio, a la industria, al riego, a efectos que también ellos lo trasladen a sus productos y no incrementen así la canasta básica de los nicaragüenses", destacó el funcionario.

Castillo recordó que entre enero y febrero del presente año el bunker experimentó un incremento del 21%, lo que implica que inevitablemente se debería hacer un reajuste tarifario.

"Si nos basáramos en el promedio que ha tenido en el mes de febrero, que es de 86 dólares, el incremento debería estar por el orden del 6%, pero si nos vamos a los precios de hoy que son de 90 dólares, y si asumiéramos que así se va a mantener el resto del año, el incremento podría oscilar hasta en el 9% de la tarifa", declaró.

"Todos estos temas se han venido discutiendo de una manera coordinada con funcionarios del gobierno, del gabinete económico, del gabinete energético; y el INE pues ha hecho las presentaciones respectivas en busca de que como Estado se le encuentre una solución al tema y se evalúen las consecuencias que pueden tener para la economía del país, porque esto afecta la industria, a la industria alimenticia, a la industria del transporte, como también directamente al bolsillo de las familias nicaragüenses", indicó.

Castillo manifestó que el suministro de combustible desde Venezuela no ha sufrido ningún problema. "No tenemos problemas de inventarios. En promedio puedo decir que hay reservas para más de 15 días, lo cual está por encima de lo que la ley manda", expresó.