Este jueves la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, y su Mecanismo Especial para el Seguimiento de Nicaragua, MESENI, organizaron un coloquio para hablar en materia de derechos humanos sobre la situación de Nicaragua a tres años de la protesta social en 2018. 

Según explicaron este coloquio tiene como objetivo informar y visibilizar en la comunidad internacional el deterioro de derecho humanos que persiste en Nicaragua desde las protestas sociales originadas el 18 de abril de 2018 y "continúa siendo realmente grave", señalan.  

Antonia Urrejola presidente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, y relatora para Nicaragua, dice "a tres años la Comisión, no hemos bajado la guardia, dándole seguimiento a lo que sucede en Nicaragua.  

En el contexto de la crisis han documentados represiones, actos crueles inhumanos y degradantes que pueden constituir tortura, ataques a la integridad de las personas, migración forzada, privación arbitraria de la libertad, restricciones de las libertades públicas, silenciamiento a las voces disidentes y otros hechos represivos a personas consideradas opositoras al gobierno., menciona la presidenta de la Cidh. 

 Además, destaca que han documentado a través del Meseni en la crisis de derechos humanos más de 300 personas fallecidas y grandes arbitrariedades en estos tres años.  

24 de las cuales son niñas, niños y adolescentes, más de dos mil heridos, al menos 1614 personas que han sido víctimas de privación arbitraria a su libertad, por ejercer su pensamiento o asociación, 700 personas han sido detenidas y enjuiciadas, 115 continúan privadas de libertad, 150 universitarios han sido expulsados de sus instituciones como represalia de participación en la protesta”, describe Urrejola. 

Dentro del seguimiento por Nicaragua han registrado más de 103 mil personas se han visto obligadas a migrar para proteger sus vidas, integridad y libertad personal, estas se han refugiado mayormente en Costa Rica, Honduras, Panamá, México, Estado Unidos, Canadá y en menor medida en España.  

A la fecha no existe un avance en la búsqueda de soluciones al contrario la Asamblea Nacional con mayoría oficialista sancionó la ley de amnistía que impide el juzgamiento del responsable, para que quede en impunidad todos los delitos mencionados destacó, la relatora especial por Nicaragua. 

Paramilitares armados en Nicaragua - Operacion limpieza en el año 2018- Foto 19 digiltal.com

La doctora Vilma Núñez de Escorcia, presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, luego de exponer los delitos ocurridos en el contexto del año 2018 a la fecha, cuestiona a los causantes de tantos crímenes incluyendo crímenes de lesa humanidad. 

crímenes de lesa humanidad que permanecen en la impunidad, en el desarrollo de la represión se identifican diferentes momentos a ataques generalizados a la protesta social disparando a matar con armas de guerra calibre alto y francos tiradores, vamos con todo fue la orden, imposición de un estado de terror con las caravanas de la muerte para ejecutar la operación limpieza.” 

El régimen ha optado por una política de negación de sus crímenes manifiesta la defensora Núñez. “Para mantener su estrategia de negación con un esfuerzo inútil por silenciar la verdad canceló arbitrariamente la personalidad jurídica invadiendo las oficinas y robando sus bienes a nueve organizaciones de la sociedad civil, incluido el Cenidh”, destacó Núñez  

La presidenta del Cenidh, mencionó el despojo de Confidencial y 100% noticias a sus dueños por parte del gobierno y a la violenta represión en la que ha estado sumergida la prensa independiente para acallar la libertad de prensa. Y concluye “Nicaragua no podrá salir de la crisis social sin justicia, sin verdad justicia y transformación total el sistema electoral no será posible una transición verdadera”.