La instalación del fenómeno del Niño en el país bajaría los niveles de producción de leche y aumentaría los precios por galón en el campo, lo que se trasladaría al precio final que recibe el consumidor, aseguró esta semana el presidente de la Federación de Asociaciones Ganaderas de Nicaragua, Faganic, Solón Guerrero.

“Si los productores no se preparan con tiempo lo más seguro es que va a haber una escasez de alimentos y eso va a traer por consiguiente escasez en la producción de leche y carne, si no se prevé con tiempo un plan estratégico de contingencia ante la sequía que se avecina”, dijo Guerrero.

El líder de esta federación aseguró que otro de los efectos se vería reflejado en la oferta y la demanda de este producto que compran las plantas procesadoras de leche, situación que también tendría consecuencias en el precio final de un litro que se vende en las pulperías.