El Síndrome de Asperger es un trastorno del neurodesarrollo.  El cerebro de la persona con este síndrome funciona de manera diferente a la habitual.

Fátima Brisuela, vive en Managua, es originaria de Camoapa,  es madre de dos niños, uno de ellos es  Diego su hijo mayor de 11 años, él es Autista y tiene el síndrome de Asperger. Ella nos comenta las características de estos dos trastornos.

Con el Autismo las alteraciones son muy evidentes, en los tres primeros años de vida, vos te das cuenta que el niño no tiene contacto visual, no habla. En el caso del Asperger, las características básicas son problemas para mostrar empatía con otras personas, dificultades para entender las emociones de los demás, suelen mostrar un lenguaje muy formal y un volumen alto de su voz", explica.

El trastorno debe su nombre a Hans Asperger, un pediatra vienés que, en 1944, describió por primera vez un conjunto de patrones de comportamiento presentes en algunos de sus pacientes, mayoritariamente de sexo masculino. Asperger observó que, si bien estos niños tenían una inteligencia y un desarrollo del lenguaje normales, presentaban serios problemas en las aptitudes sociales.

Brisuela comenta que su hijo fue diagnosticado con espectro Autista  a los dos años y medio, más adelante por sus avances le prescribieron Asperger .

  Ningún trastorno se diagnóstica  de la noche a la mañana, como fueron viendo sus avances y como iba superando diversas funcionalidad con el espectro Autista, como a los seis años la psicóloga me dijo que tenía síndrome de Asperger que es un trastorno del desarrollo que afecta la interacción social reciproca, no logra comunicar lo que él quisiera. Quiere imponer lo que desea sin tomar en  cuenta si los otros niños quieren por ejemplo”.

En general, se considera que los niños que tienen síndrome de Asperger se encuentran en el extremo de "alto funcionamiento" del espectro Autista, esto quiere decir, que poseen una mayor "funcionalidad" o "capacidad" que otros autistas.

Para las familias que tiene un hijo o hija Autista, pasan por un sinnúmero de dificultades, lidiar contra la ignorancia de muchas personas sobre el tema, y lograr la inclusión social en todos los campos sociales.

El hijo de Fátima ha tenido dos dificultades, la aceptación de las personas, y su derecho a estudiar, no porque le hayan negado la matrícula, pero los centros de estudios no tiene la capacidad para atender a niños con trastornos como Autismo, Asperger u otros. Añade, que gran parte de los avances de su hijo, ha sido desde casa,  gracias a la capacitación incesante que ella ha tenido como madre.

La inclusión social y la empatía es la más grande lucha de Brisuela con su hijo Diego, por esta razón, dedica los 365 días del año a hablar del Autismo haciendo conciencia a través de sus redes sociales y así encaminarlo  para que en el futuro, él sea independiente.

Fátima Brisuela, dedica los 365 días en campaña de concientización sobre el espectro Autista y el Síndrome de Asperger

  No existe una cura para este trastorno; los niños con síndrome de Asperger también lo sufrirán cuando sean adultos. Las probabilidades de vivir con bastante normalidad y feliz se puede lograr, si se cuenta con los recursos, el apoyo y la educación adecuada.

Costo de las terapias

Actualmente el único lugar gratis para atender a personas con Asperger u otros síndromes, donde se da una colaboración simbólica es en Los Pipitos Nicaragua, hay centros privados donde la consulta de valoración anda entre U$30 a U$35 dólares y la terapia mensual en de U$150 dólares la más favorable, comenta Brisuela.

Investigadores y los expertos en salud mental continúan investigando las causas del autismo y el síndrome de Asperger. Se cree que las anomalías en el cerebro son una posible causa del síndrome de Asperger porque, por medio de técnicas de diagnóstico por imágenes, se han detectado diferencias estructurales y funcionales.

Aseguran que el síndrome de Asperger no se debe a carencias emocionales, ni es causado por el tipo de crianza de un niño. Dado que algunos de los comportamientos de las personas con síndrome de Asperger pueden parecer intencionalmente groseros, muchas personas asumen erradamente que este síndrome es el resultado de una mala educación por parte de los padres; pero esto es absolutamente falso. Se trata de un trastorno neurobiológico cuyas causas aún no se terminan de comprender.