Tomado de www.elnuevodiario.com.ni .- Mientras en Nicaragua hubo pequeñas pérdidas en la cosecha de primera de maíz aún no cuantificadas, a causa de pocas lluvias en algunas zonas del país, en El Salvador se registró una pérdida de un millón de sacos de ese grano básico, por efectos de sequía.

El presidente de la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos de Nicaragua (Unag), Álvaro Fiallos, señaló que las pérdidas no son significativas, por lo que el abastecimiento nacional no se verá afectado. “Además no se ha terminado de cortar toda la cosecha del ciclo de primera”, sostuvo.

El presidente de la Unag garantizó que no habrá mayores repercusiones, gracias al reinicio de las lluvias en los últimos días.