En el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, El Colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca+ condena las sistemáticas violaciones que sufren las mujeres en Nicaragua que durante este año 2020 registra al menos 69 femicidios.

Este día se conmemora el asesinato de tres hermanas originarias de República Dominicana en 1960 Patria, Minerva y María Teresa Mirabal, asesinadas en tiempo de la dictadura de Leónidas Trujillo. 60 años después las mujeres en Nicaragua viven la misma dinámica de represión de esos tiempos donde también existe una Dictadura, que invisibiliza la situación de las mujeres y reprime a la ciudadanía.

El régimen Ortega Murillo ha mostrado indolencia e irresponsabilidad en la protección integral de las mujeres y niñez, por el contrario, genera un sistema donde reina la impunidad de los delitos que violentan sus derechos y libertades fundamentales, pues está más atento por perseguir y reprimir políticamente a la ciudadanía, que implementar acciones que prevengan y sancionen la violencia contra las mujeres. En el último año, el gobierno ha liberado a centenares de agresores, violadores y femicidas, mientras arbitrariamente mantiene en las cárceles al menos cuatro mujeres presas políticas y casos como el de Dina Carrión continúan en la impunidad.

Para la comisión de Derechos Humanos la reciente leyes aprobadas por diputados sandinistas ley  de Regulación de Agentes Extranjeros y la Ley Especial de Ciberdelitos también perjudican a las mujeres que sufren violencia “ porque las organizaciones defensoras de las mujeres que les acompañan son uno de los blancos de dicha legislación cuyo propósito es limitar el derecho político constitucional de participación y asociación”.

Este próximo año 2021pretenden los diputados sandinistas aprobar la Ley de crímenes de Odio para supuestamente garantizar justicia para las víctimas cuando ya está establecida una pena de 30 años de prisión y existe la “ley 779 que es muy buena, pero ha sido manoseada”, así lo declaran organizaciones feministas.

Wendy Quintero periodista y defensora de Derechos Humanos

 

Wendy Quintero del Colectivo del Derecho Humanos, menciona que Nicaragua continua en una crisis sociopolítica con la presencia de una dictadura que desde 2007 socaba los derechos de la ciudadanía, en particular de las mujeres y niñez, agudizado con la represión que surgió en abril 2018, donde a presa políticas se les ha tortura en cárceles de Nicaragua.

La violencia sexual contra las mujeres ha incrementado y es utilizada como método de tortura en el sistema carcelario del país. Las agresiones y el abuso de poder sobre los cuerpos de las detenidas han sido denunciadas ampliamente. En el contexto de la represión de 2018, se registraron al menos tres abortos en las cárceles, sin la debida asistencia médica.

 

Los defensores se comprometen a seguir denunciando las violaciones a los derechos humanos de las mujeres y exigiendo justicia. "Las nicaragüenses merecen vivir seguras, libres de violencia y sin discriminación, en un país donde se respeten sus vidas, derechos y libertades fundamentales", se lee en el comunicado.