La Conferencia Episcopal de Nicaragua solicitó "apoyo espiritual" a la población, de cara a la reunión que sostendrán con Daniel Ortega, el próximo 21 de mayo, para hablar de temas que afectan a la sociedad nicaragüense.

Obispos de Nicaragua participaran en diálogo con el gobierno de Nicaragua

En un comunicado colgado en su página web, la Conferencia Episcopal pidió "a sacerdotes, religiosos, religiosas y agentes de pastoral, a todo el pueblo católico y a todos los nicaragüenses, participe activamente desde su fe en el diálogo que sostendremos con el Gobierno de la República.

Vamos a este diálogo con el Gobierno con la convicción del papa Francisco: 'Preferimos una iglesia accidentada, herida y manchada por salir a la calle, antes que una iglesia enferma por el encierro y la comodidad de aferrarse a las propias seguridades'", explicó el Episcopado.

El próximo miércoles a las 4 de la tarde, en la sede de la Nunciatura Apostólica en la carretera sur de Managua, será el encuentro entre los Obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua y el Presidente de la República, Daniel Ortega, que mantiene grandes expectativas, incluso entre el clero, al grado que la Iglesia mantiene una jornada de oración.

El Obispo Auxiliar de Managua y Secretario de la CEN, Monseñor Silvio Báez insistió en las redes sociales que “el diálogo con el gobierno es parte de nuestra misión evangelizadora de pastores de la Iglesia” y que no buscan “nada para nosotros mismos ni para la Iglesia”, sino que “nos mueve sólo el interés por el bien del país”

El Párroco de la Iglesia Espíritu Santo de Managua, Monseñor Bismarck Carballo cree que ese diálogo no debe ser satanizado y que algunos medios de comunicación deben eliminar la muletilla con la que tratan de deslegitimar al Gobierno. “Yo creo que el Presidente está electo, está reconocido, es el Presidente constitucional de este país y la iglesia tiene la responsabilidad de diálogo con el estado”, dijo el religioso

Hasta ahora la tensión ha marcado las relaciones entre Ortega, quien fue reelegido en noviembre de 2011 en medio de una polémica candidatura, y la jerarquía católica, que cuestiona la supuesta "vulnerabilidad" de la democracia en Nicaragua y denuncia presuntos abusos por parte del Gobierno. En Nicaragua, el 58 % de la población profesa la fe católica, de acuerdo con el último censo de población del Instituto Nacional de Información de Desarrollo (Inide).