Mañana 28 de noviembre inicia la novena de la celebración católica más esperada en Nicaragua en honor a la Inmaculada Concepción de María, Monseñor Rolando Álvarez hace un llamado de fe y solidaridad a quienes anualmente hacen la gritería.

 

 La iglesia católica ha cambiado la forma de oficiar las misas debido a la pandemia del Covid-19, por esta razón, el Obispo hizo una petición especial a las familias devotas de la Purísima este jueves de Santísimo, para seguirse cuidándose y no bajar la guardia ante la pandemia, además llamó a celebrar el novenario desde casa

“ya va a iniciar el novenario a la Purísima, el 28 de noviembre, el sábado comenzamos el novenario, cada quien en su casa haciendo su altarcito a la virgencita, a la Inmaculada, a la Purísima y ahí cada quien reuniéndose un momentito sea a rezar la novena con el rosario, o sea rezar su novena a la Purísima Concepción y llegado el 7 también puedan quedarse en su casita, ahí le hacen su altar adentro para cuidarnos siempre del virus y ahí le cantan desde la casa” aconsejo monseñor.

Monseñor Rolando Alvarez.

Monseñor Álvarez exhortó a las familias que lo que gastan en el brindis que dan anualmente lo donen a las personas afectadas por los Huracanes Eta y Iota que ha dejado a muchas familias sufriendo hambre y sin un hogar.

los que se gastaban en brindis, hay gente que lo está haciendo en obras de misericordia y de caridad con lo más afectados por los huracanes, por los más pobres entre los pobres como decía María teresa de Calcuta. Y los que tengan una promesa a la virgen ya con eso siéntase tranquilo porque una madre nos cuida y quiere que nos cuidemos.

A quienes le escuchan les sugirió que en este contexto lo mejor es vivir la celebración como una “iglesia doméstica y fortalecer el vínculo familiar, porque familia que reza unida permanece unida”.

También aconsejó a quienes decidan salir a gritar y cantar a la Concepción de María, tomen las recomendaciones higiénico sanitarias que se han venido compartiendo, como el uso de macarillas , distanciamiento social, lavado con abundante jabón, para evitar los contagios.