Tomado de www.cartabodan.com .- En un intento por estimular el crecimiento económico, Nicaragua vuelve a su pasado para reactivar el algodón, industria que abandonó hace décadas. El presidente Daniel Ortega anunció que su gobierno está lanzando un programa piloto para cultivar algodón orgánico que habrá de satisfacer la creciente demanda del sector textil y de confección que vive un auge en el país centroamericano.

Si el programa tiene éxito, como sostienen sus promotores, ayudaría a Nicaragua a alcanzar su pleno potencial económico bajo el Tratado de Libre Comercio entre EE. UU. y Centroamérica (TLC). También encendería la chispa de la "revolución orgánica" en la zona rural de la nación.

"Vamos a utilizar nueva tecnología que no envenene la tierra, el agua ni la población, como lo hizo la industria algodonera en el pasado", declaró Ortega en el reciente lanzamiento del ciclo agrícola 2011-2012. El algodón producido a partir del programa piloto del gobierno por US$15 millones, que aplicará tecnología de siembra brasileña en mil 972 hectáreas de tierra, podría rendir, a la larga, cosechas suficientes para satisfacer la demanda de algodón de compañías textiles y de confección de Nicaragua y Centroamérica.

Con la producción local de algodón, el gobierno nicaragüense también espera que esto sirva de incentivo para que el gigante textil estadounidense, Cone Denim, reabra su planta de blue jeans de US$100 millones, que operó durante unos meses en 2008 antes de que la recesión económica mundial la obligara a cerrar. La fábrica daba 850 empleos. "El cultivo algodonero forma parte de nuestra estrategia para reabrir la planta de Cone Denim y atraer otras compañías textiles", explicó Javier Chamorro, director ejecutivo de la agencia de promoción e inversión ProNicaragua.