El río Prinzapolka aumentó el nivel de su caudal en las últimas horas y amenaza ahora a miles de familias que viven en sus orillas.

La cabecera del municipio que lleva su nombre, Alamikamba, ubicada a 630 km de la ciudad de Managua, ya muestra síntomas de preocupación por lo que pueda ocurrir en la vía acuática que los comunica con el Triángulo Minero y otros centros poblacionales.

El índice de pobreza de este municipio es muy grande, siendo la agricultura la principal actividad económica del municipio y es practicada por todas las comunidades. De la producción obtenida el 70% es destinado a la comercialización y el 30% restante al autoconsumo. La actividad pesquera ocupa un lugar importante en el municipio, tanto para el autoconsumo como para la venta.

Wilfredo Jarquín, delegado de Gobernación RACCS. Foto cortesía Vicki Borge

En julio del 2016, el río creció tanto que inundó la ciudad de Prinzapolka y causó grandes daños económicos a los residentes. A la inundación que viven los barrios de la periferia del Rama y comunidades cercanas, se sumó la tarde de ayer un prolongado apagón que ha tardado horas.

La crecida del río Escondido ha afectado el puerto  Arlen Siu en El Rama, mientras en el Caribe Norte solo se registran crecidas de los principales ríos. En el Puerto Arlen Siu no se observan las gradas que usa la población que hace uso del trasporte acuático hacia Bluefields y otras comunidades ubicadas en la riveras del río.

Las autoridades del Distrito Naval del Caribe no han emitido más alerta después de haber suspendido la entrega de zarpes desde el 17 de julio, cuando alertó a las embarcaciones que están faenando en alta mar a tomar las medidas de seguridad por el mal tiempo.

Desde el 18 de julio las lluvias no han cesado en todo el Caribe, desde Waspam, Puerto Cabezas, Mulukukú, Waslala, Corn Island, Bluefields y El Rama dejando a su paso la crecida de los ríos.

Las autoridades del Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred)  mantienen la alerta en cada uno de los municipios del Caribe, vigilando los puntos más vulnerables a inundaciones por la crecida de los ríos. En el Caribe Norte los ríos que están elevando su caudal son el río Coco, el Wawa, Yaoya, Wany, Tadazna, Tuma, Prinzapolka.

Autoridades hacen el llamado a la ciudadania a mentener la precaución antes las crecidas de rios y cauces. Así como cuidar a los niños como a los adultos mayores. Foto cortesía Vickiy Borge

Río San Juan

La crecida de las aguas del río San Juan producto del paso de la onda tropical número 20 dejó como consecuencias inundaciones en zonas turísticas de El Castillo.

En San Carlos ayer se mantenían las lluvias y las tormentas eléctricas. Las aguas llegaron hasta la calle principal de El Castillo, al único parque infantil y viviendas ubicadas en la parte baja del poblado donde algunas personas para poder movilizarse usan balsas o kayaks, mientras otras prefieren no salir.
 Hasta el momento se encuentran suspendidas las clases  en El Castillo y comarcas aledañas que han sido afectadas por las lluvias, entre ellas: Santa Cruz, La Pintada, Pocosol y Sábalos.

En el caso de la comarca Gavilán los caminos están casi inaccesibles. Puentes pequeños o peatonales, también fueron sobrepasados por las aguas. Cabe destacar que negocios como hoteles, restaurantes y bares, están cerrados, lo cual afecta la economía local,  ya que el principal rubro es el turismo. 
Para Arcelia Mejía, pobladora de El Castillo, “la subida de las aguas además de afectar la economía pone en riesgo las vidas de las personas, principalmente las que intentan cruzar ríos o quebradas”. 

Se espera que las lluvias disminuyan en el transcurso del fin de semana y de ser así,  los estudiantes estarán integrándose a sus clases el lunes 24 de julio, cuando puedan cruzar los puentes sin arriesgar sus vidas.

Fuente: Agencias y colaboración de la periodista Vicki Borge