La Policía Nacional rindió homenaje a los cinco agentes asesinados el pasado sábado por una banda criminal en Bluefields, cabecera de la Región Autónoma del Atlántico Sur, al sureste de la capital, publicó la agencia Prensa Latina. "Es un momento difícil para la institución por la irreparable pérdida de estos valerosos agentes", expresó la jefa de la Policía Nacional, Primer Comisionada Aminta Granera.

"No vamos a descansar ni un solo minuto ni vamos a escatimar el menor esfuerzo para encontrar a los actores de este crimen en cualquier lugar donde se oculten, hasta que sean presentados a la justicia", recalcó. Granera destacó el apoyo recibido en todo momento por el presidente Daniel Ortega, así como por miembros del Ejército de Nicaragua.

Las víctimas fueron el oficial y jefe de sector, Santo Andrés Sevilla, el oficial Roberto Granados y los policías voluntarios Wilber González, Jorge González y Wilbert López. Durante las honras fúnebres, la jefa de la Policía ascendió post mortem al grado de suboficial a Santo Andrés Sevilla y a Roberto Granados, quienes también fueron distinguidos con la Medalla al Valor Sub-Comisionado Juan Torres Espinoza.

Buscan a miembros de la banda "El Chófer"

La Policía Nacional aseguró que junto al Ejército busca a los integrantes de la banda denominada "El Chófer", acusada de asesinar a cinco policías y liberar a un supuesto delincuente bajo custodia, en una remota localidad del municipio caribeño de Bluefields, publicó la agencia EFE.

La jefa de la Policía, Primer Comisionada Aminta Granera, dijo en rueda de prensa que el ataque fue una operación para rescatar al detenido, y también en represalia por el "duro golpe" que recibió la banda en los primeros días de julio de este año, cuando la Policía apresó a cinco de sus principales cabecillas en Nueva Guinea.

El número de miembros de la banda que participó en la masacre no ha sido precisado, sin embargo, se conoce que se llevaron con ellos al delincuente capturado y cuatro fusiles AK que portaban los policías asesinados. Desde enero de 2014, la banda delictiva "El Chófer" ha sido motivo de seguimiento por parte de la inteligencia policial.

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) condenó el asesinato de cinco policías nicaragüenses perpetrado por una banda para liberar a un supuesto delincuente en una localidad del municipio caribeño de Bluefields, en Nicaragua.

La organización no gubernamental rechazó en una declaración pública "la acción criminal realizada en la Región Autónoma del Caribe Sur (RAAS), por personas no identificadas, en la que fueron asesinados cinco agentes de la Policía Nacional".

Para el Cenidh, ese hecho evidencia el grave deterioro de la seguridad ciudadana que sufre el país, particularmente el Caribe nicaragüense.

Asimismo, el organismo humanitario expresó su solidaridad a las familias de los policías asesinados y demandó que el Estado de Nicaragua garantice una investigación exhaustiva que conduzca al esclarecimiento pleno de ese crimen y la captura de los responsables para que enfrenten la justicia.

"Hacemos un llamado para que se revise el estado de la fuerza policial, su capacidad técnica y humana en el combate del delito a fin de que puedan prevenirse situaciones como la que hoy condenamos", concluyó.