Tomado de www.elnuevodiario.com.ni .-La Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya ordenó hoy a Nicaragua y Costa Rica que se abstengan de enviar y estacionar fuerzas de seguridad y civiles en un territorio ubicado en elfronterizo Río San Juan de Nicaragua.

Los magistrados por unanimidad declararon que ambas partes deben abstenerse de enviar o mantener en el territorio en disputa incluyendo el caño, personal ya sea polícial, civil o de seguridad.

"Costa Rica puede enviar personal civil para proteger el medio ambiente incluyendo el caño, solamente cuando sea necesario para evitar daño irreparable en la parte del humedal que es de Costa Rica, este país debe de consultar con el secretariado de Ramsar en cuanto a esas acciones, avisarle con anterioridad a Nicaragua sobre las intenciones y hacer lo posible para encontrar posibles soluciones con Nicaragua a este tema", afirmó uno de los magistrados.

Además, cada parte debe informar a la Corte en cuanto a su cumplimiento con las medidas cautelares.

La CIJ dejó claro que Costa Rica no demostró que el dragado realizado por el gobierno de Nicaragua haya generado un riesgo ambiental a Costa Rica o al caudal.

La CIJ conminó además a ambas naciones vecinas a evitar "toda acción que pueda agravar o extender el diferendo" fronterizo, que tensó las relaciones diplomáticas.

Costa Rica acudió el pasado noviembre a la máxima instancia judicial de la ONU para denunciar una supuesta invasión por parte de militares nicaragüenses de la isla de Portillos así como la provocación de daños medioambientales en la zona por la supuesta construcción de un caño por parte de Managua.

El gobierno nicaragüense negó desde el principio todas estas acusaciones. La decisión de la corte es inapelable. Ambas partes se comprometieron a acatarla y confiaron en que ésta permita normalizar las relaciones bilaterales.