Tomado de www.laprensa.com.ni .- La zona de disturbios en el mar Caribe se convirtió anoche en depresión tropical número ocho de la temporada en el Atlántico, y está a un paso de convertirse en tormenta tropical, según los datos brindados por el Centro Nacional de Huracanes (NHC), de Estados Unidos.

No obstante, las posibilidades de que desarrolle hasta convertirse en huracán son mínimas, de acuerdo a las proyecciones del NHC, que emitió adevertencias de tormenta tropical desde Honduras hasta México.

De desarrollarse hasta tormenta, ésta se llamaría Harvey, un nombre que ha estado esperando en una lista que se repite cada seis años.

Los pronósticos para Nicaragua, emitidos por el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), indican que sólo se esperan lluvias, acompañadas de tormentas eléctricas, de ligeras a moderadas, en la mayor parte del país.

El NHC espera que en todo el día de hoy la depresión, probablemente convertida en tormenta tropical, pase frente a las costas de Honduras, pero al impactar en tierra le anularía las posibilidades de evolusionar a huracán.