Tomado de www.laprensa.com.ni .- Las autoridades del Ministerio de Industria, Fomento y Comercio (Mific) se enfrentan nuevamente con un conflicto entre gremios privados. Esta vez entre los comercializadores y los productores de papas.

Al Mific se le exige, de parte de los comerciantes, que extienda los permisos para importar papa, bajo el argumento de que existe un déficit interno que ha hecho elevar el precio del producto al consumidor final.

La Asociación Nicaragüense de Vegetales (Aniveg), asegura que la demanda en el país es en promedio de 50,000 quintales mensuales. Pero se sostiene que actualmente la producción local sólo garantiza 10,000 quintales.

Por su parte, la Comisión Nacional de Productores de Papa de Nicaragua (Conapapa), sostiene que existe suficiente inventario para garantizar el abastecimiento interno, por lo cual espera que las autoridades mantengan cerradas las fronteras al producto extranjero.