Tomado de www.laprensa.com.ni .- El alcalde de San Fernando, Melvin Ortez, declaró el sábado por la noche estado de emergencia y llamó “catástrofe descomunal, un asesinato a la naturaleza” a la situación que enfrenta en su municipio por tres frentes de grandes llamas que habían devorado hasta la tarde de ayer más de un mil hectáreas de bosques de pino maduro y regeneración natural.

Los recursos humanos y equipos han quedado “cortos” para la magnitud del problema y según el alcalde se perdió toda la regeneración natural que recuperó el bosque de pino con la veda forestal. Ortez consideró que las hectáreas afectadas ya superan las mil.

Dijo sentirse impotente frente a semejante siniestro y que pedirá apoyo de las autoridades departamentales, el cuerpo de bomberos y el Gobierno central.

Hasta la tarde habían recurrido solo a los recursos propios de la municipalidad. “Pero hemos trabajado las 24 horas consecutivas y ya el cansancio ya llegó a su límite”, indicó.