Este martes dos de junio el movimiento contra la represa Aguas el Carmen organizaron una nueva junta directiva en el sector de la embajada la que tendrá como objetivo defender sus propiedades frente al proyecto Hidroeléctrico antes mencionado.

La junta directiva es interina y podría ser reestructurada o ratificada este domingo a la una de la tarde en una reunión en la misma comunidad dijo el presidente de la organización productor Cruz Valle.

En la actividad de ayer no asistió a la reunión la cantidad de personas esperadas debido a cierta confusión con el horario. Para la reunión de este domingo esperan más de 100 productores y productoras de esa comunidad menciona Valle.

“Esperamos que este domingo se sumen a la actividad la gente que vive en el caserío de la embajada ya que también serán perjudicados debido al alcance territorial del proyecto el cual supera los 50 kilómetros cuadrados” enfatizó el productor.

Por el momento al frente de la junta directiva interina sobresalen los nombres de los productores, Hermelindo Arróliga, esteban Sánchez, los hermanos Fernández Ronald u Léster, Pablo Sequeira, Denis Sándigo, Elvar Flores Pedro Ortega entre otros.

“El objetivo del movimiento contra la represa aguas el Carmen es organizar la mayor cantidad de comunidades de los municipios de Camoapa y Matiguás ambos afectados por la Hidroeléctrica el Carmen. Los pueblos solo organizados pueden hacer frente a esos proyectos”, enfatizó.

El vise presidente de la junta directiva Ubilón Treminio productor de la comunidad de el Sontolar y vise presidente del movimiento dijo: “nosotros solo defendemos nuestra tierras, estas son tierras productivas., ¿si nos sacan de aquí donde nos vamos a vivir?

“Para nosotros no es nada beneficioso porque nos destruye las áreas donde vivimos, nosotros vivimos de la tierra, de lo que producimos, yo lo que necesito es tierra para trabajar, asesoramiento técnico, prestamos, pero no necesito represas” afirma el productor Valdivio Gonzales.

Según el estudio de impacto ambiental no existe flora y fauna en peligro de extinción y son alrededor de unas 150 personas las afectadas. El estudio detalla que el dique de la presa tendrá una altura de 75 metros e inundara más de 7800 manzanas de tierra.

Los afectados dicen que ellos no saben nada sobre los alcances del proyecto no se le ha consultado y no tienen en ventas sus tierras.