Un factor en el comportamiento humano, social e incluso en la vida diaria es la psicología. Los genes y el instinto juegan un papel importante. Sin embargo, los comportamientos son determinados tanto por herencia como por el ambiente, cada uno contribuyendo en diferentes grados  reacciones particulares. 

El padre Mario Talavera de la parroquia San Francisco de Asís de la Ciudad de Camoapa, dice que el hombre por naturaleza es un ser social y como tal debe seguir ciertas reglas, no escritas, buscando un progreso de bienestar personal, pero respetando a su prójimo. Asegura, que con el paso del tiempo el comportamiento del ser humano ha venido evolucionando. 

Aquí entraran muchas cosas que van afectando los comportamientos, tenemos la moda, la tecnología, muchos avances, que van influyendo en el ser humanos sea en bien o para mal. A veces influyen en el comportamiento en la línea de los jóvenes y en general, cantantes, actores, personas de mucho poder que van marcando una pauta en esto del comportamiento”. 

Padre Marío Talavera, párroco de la  Iglesía San Francisco de Asís Camoapa

La importancia de tratar con consideración a otros, no se limita al cumplimiento de las leyes, que es obligatorio, sino que comprende: la buena educación, las buenas costumbres, la cortesía y la solidaridad. 

Según la socióloga Maryce Mejía el comportamiento humano, va en función de lo que hemos aprendido a temprana edad, y que tanto la familia como los Estados deben fomentar estos valores que mejoren la calidad de vida de una sociedad. 

Somos construcción social de nuestra familia, comunidad, medios de comunicación que funcionan como gentes de socialización. Lo bonito de esto es que como seres humanos podemos aprender y desaprender comportamientos es por esto que los valores y principios son muy importantes para nuestra calidad de vida, por ejemplo, el respeto, la solidaridad, la honestidad, la cortesía la empatía son valores fundamentales que pueden cambiar el mundo”.  

Estos valores de educación deben ser fomentada a nivel micro, ya sea a nivel personal, familiar o a nivel macro hablando de gobierno o Estados, dice Mejía. 

Maryce Mejía, Socióloga 

En la actualidad hay una pérdida de valores tanto en Nicaragua como en otros países del mundo, porque no hay interés de su promoción, y hay más interés por el poder adquisitivo, generando desigualdades en la sociedad, destaca la socióloga. 

Ahora es más importante el poder adquisitivo lo material que la buena educación, por ejemplo:  es más importante un teléfono que un libro o es más importante como andamos vestidos que tener una buena conversación. Nos han hecho creer que las necesidades principales del ser humanos es el poder adquisitivo o lo material entonces en vez de aprovechar como sociedad esta modernidad para construir sociedades más justas o igualitarias, venimos a hacer lo contrario, más bien estamos entre más desigualdad, mayor irrespeto a los derechos humanos”. 

Para Mejía es urgente contrarrestar esta realidad, de la pérdida de valores como la justicia, la democracia, el respeto a los derechos humanos, que es un problema histórico estructural en Nicaragua, y este rescate de valores se puede iniciar desde los hogares, asevera. 

 Asimismo, el padre Mario Talavera manifiesta, que el núcleo familiar es donde se desarrollan los distintos valores sociales, religiosos y menciona algunas cualidades del comportamiento que se debe seguir fomentando en la familia. 

Ahí va a radicar la educación la formación de la niñez y adolescencia en esos primeros pasos que se dan en la familia. Ahí está la clave de tener un comportamiento humano que va más allá en pro de la sociedad y de todos los sectores en los cuales se mueve el ser humanos. Teniendo en cuenta el servicio, el respeto, el mantener la compostura, los buenos modales que se nos han venido trasmitiendo. Guardar muchas veces consideración para los mayores, la caballerosidad es importante, hacer énfasis en respetar las ideas ajenas y defender las propias con raciocinio, tolerancia y con dignidad.” 

Para el párroco, “todos podemos colaborar al desarrollo de la sociedad transmitiendo a las nuevas generaciones estos buenos valores morales”.