La violencia machista ha provocado un creciente número de mujeres en Nicaragua asesinadas que ha superado con los años, según Martha Flores Coordinadora de Católicas por el Derecho a Decidir. En el 2017 hubo 51 femicidios, en el 2018 con 57, en el 2019 con 59, y este año que aún no termina van 68.

 La mayoría de los crímenes de odio contra la mujer en Nicaragua han quedado en la impunidad a falta de justica y les deja la cancha abierta a los hombres para seguir cometiendo más femicidios.

El más reciente femicidio fue el de Ross Angelina Martínez Hunter, de 24 años de edad, en Bonanza, Región Autónoma del Caribe Norte el pasado jueves 05 de noviembre.

Según la nota publicada por la policía nacional Martínez, fue asesinada con arma blanca. Y comunican que fue capturado Wilmer Lino Flores, de 26 años como principales sospechosos del femicidio. “La víctima fue examinada por el médico del hospital Esteban James de Bonanza y determinó que la causa de muerte fue por “Shock hipovolémico”, señala la misiva de la policía.

El femicidio de Martínez, fue mientras el Huracán Eta provocó inundaciones en la región donde vivía y su final quedó reducida a una nota de prensa de la Policía que no abona muchos más detalles, de querer demostrar que fue inmediata la detención de su agresor.

Es bastante probable que la violencia que vivía era constante y su muerte fue premeditada, puedo haber puesto denuncia, pero no fue atendida, como la mayoría de los casos reportados.

Martha Flores Coordinadora de Católicas por el Derecho a Decidir

 Para Martha Flores La ley 779 es una ley bien amplia y buena y con el contexto con el que nos encontramos, uno de los artículos es que en dentro de la ley manda a no mediar, pero esta ley ha sido manoseada.

“Como no existen comisarias, las mandan a mediar, no hay atención especializada que la ley otorga, no hay compromiso. La mujer va a la policía y hasta que no llega ensangrentada no le hacen caso, ya no hay confianza.”, asegura.

 Flores añade que la situación de las mujeres que viven violencia está en riesgo cada día y está cobrando más vidas.

“Estamos pasando por una pandemia del Covid, un huracán que nos está azotando, pero también esta cultura machista no para, estamos ante esta pandemia del femicidio donde cada día están perdido la vida las mujeres. Hoy nos toca con todo el dolor decir el número 68 de femicidio donde le toco a esta joven que le arrebato la vida este hombre y que hoy deja una familia más de luto, y dos niños en la orfandad”.

La cultura machista en Nicaragua está protegida por qué no hay justicia contra los asesinos criminales de mujeres y niñas, señala la defensora.

Elsa Espinoza, Comunicadora y Feminista defensora de Derechos Humanos

Para Elsa Ruth Espinoza Comunicadora, y feminista indica que la vida de las mujeres sigue siendo transgredida y mutilada a manos de hombres machistas que no tienen piedad al quitarle la vida a las mujeres por el simple hecho de ser mujeres.

 “No reconocen a las mujeres como sujetas de derechos, sino que las miran como parte de su propiedad, es eso que a pesar de que estamos atravesando una triple crisis, primero la crisis sociopolítica, luego la pandemia del coronavirus y ahora el Huracán Eta, que vino afectar a la Costa Caribe Norte de Nicaragua vemos que los femicidios se siguen dando y es una pandemia invisibilizada”.

La comunicadora refiere que el tema de femicidio debe ser abordado adecuadamente en los medios de comunicación por que se siguen dando los datos de manera superficial. También destaca que este último femicidio en Bonanza le duele mucho a la población en especial a las mujeres, “ vemos que no se nos respeta en ningún tipo de condición esta problemática de femicidios no es un problema casual no es algo que se da por allá se da de manera premedita con alevosía y ventaja en contra de la vida de las mujeres".

Espinoza señala que el Gobierno tiene una nula capacidad en la prevención y el abordaje de la violencia hacia las mujeres y el femicidio y que al contrario criminaliza el trabajo de las defensoras de estas mujeres con las nuevas leyes que han impulsado.

  Esto representa una camisa de fuerza hacia las organizaciones defensoras de derechos humanos, las fiscalizaciones de agentes extranjeros las organizaciones trabajan con cooperaciones extranjera con esta crisis sociopolítica, hubo una cacería por parte del Estado organizaciones fueron confiscadas, sus actas constitutivas fuerón derogadas, El Cenidh fue también víctima de esta ola de persecución, muchas organizaciones quedaron en la indefensión, ¿Como pueden apoyar a mujeres víctimas de violencia cuando existe una violencia estatal  ejercida sobre las organizaciones de derechos humanos?.

Es obligación del Gobierno de garantizar justicia para las mujeres, y que no prevalezca impunidad”, sostiene la defensora Martha Flores.

Martha Flores hace un llamado a las mujeres a que acudan por ayuda y rompan el silencio que viven de violencia y que la comunidad se una puede apoyar a las mujeres “por qué un femicidio afecta a toda una comunidad por lo tanto evitar y prevenirlo tenemos que unirnos”

La red de Mujeres Contra la Violencia tiene una línea de atención donde las mujeres pueden buscar ayuda ¡No están sola! el número es 8126- 5073.