Tomado de www.laprensa.com.ni .-Casos concretos de ejecuciones extrajudiciales y de torturas ocurridas en el país, el riesgo constante para los defensores de derechos humanos, la represión contra la población que intenta manifestarse, fue parte del panorama expuesto por el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) a una misión de Amnistía Internacional (AI) que permanece en el país durante cinco días.

La presidenta del Cenidh, Vilma Núñez, expuso a los representantes de AI la forma en que los derechos civiles y políticos de los nicaragüenses son violentados en el país. “Hay un franco retroceso en materia de respeto a los derechos humanos y a la violación al derecho a vivir libre de violencia”, aseguró la presidenta del Cenidh.

Entre los casos concretos documentados que fueron presentados por el Cenidh destacó lo que consideran fue una ejecución extrajudicial ocurrida en la finca El Encanto, ubicada entre los municipios de la Cruz del río Grande y El Tortuguero, en el Atlántico Sur.

En mayo del 2008 un enfrentamiento entre campesinos y tropas combinadas del Ejército y de la Policía, que acudieron a la finca a causa de una denuncia de supuesta tenencia de armas, dejó como resultado tres civiles muertos y un soldado del Ejército herido.