Dirección de Auxilio Judicial, La Policía no aclaró si estaban relacionados con la masacre del 19 de julio los siete miembros de una familia opositora al gobierno. LA PRENSA /D. López

Organismos defensores de derechos humanos denunciaron hoy la detención ilegal de siete miembros de una familia opositora al gobierno de Daniel Ortega, cuatro días después de los ataques contra sandinistas que causaron cinco muertos y 19 heridos, publicó la agencia EFE. El secretario ejecutivo de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), Marcos Carmona, y el director jurídico del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Gonzalo Carrión, dijeron a periodistas, por separado, que han recibido denuncias de familias en ese sentido tras esos ataques armados.

"Estamos viendo que ha habido una serie de violaciones a los derechos humanos, han habido allanamientos ilegales de las viviendas, hay detenciones ilegales, hay abuso de autoridad, hay brutalidad policial", declaró Carmona, tras recibir la denuncia de una familia. Tamara González denunció ante la CPDH que siete familiares suyos, incluido su padre y hermanos, fueron detenidos por agentes de la Policía Nacional el martes "sin orden de captura, ni allanamiento" en su casa, situada en el municipio de Ciudad Darío (norte), cerca de donde ocurrieron los ataques armados.

El pasado sábado, cinco personas murieron y otras 19 resultaron heridas en dos ataques perpetrados por desconocidos en el norte de Nicaragua contra caravanas de autobuses que trasladaban a simpatizantes sandinistas que regresaban a sus casas tras participar en la conmemoración de los 35 años de la revolución que derrocó la dictadura de los Somoza. La Policía Nacional detuvo a cuatro personas como sospechosos de esos hechos y la familia González presume que a sus miembros también los investigan por esos sucesos.