Tomado de www.laprensa.com.ni .- El presidente del Consejo Supremo Electoral, Roberto Rivas, y el jefe del Ejército de Nicaragua, Julio César Avilés, discutieron el trabajo que realizarán en conjunto de cara a las elecciones generales el próximo 6 de noviembre.

Durante la conferencia de prensa posterior a la reunión, Rivas afirmó que había un plan para crear inestabilidad en el proceso electoral y que también habría pequeños brotes, por lo que advirtió que ya los tienen identificados y saben a qué partidos corresponden. Señaló que la fuerza militar garantizaría el orden.

Rivas aseguró que de las casi 13 mil Juntas Receptoras de Votos (JRV), 1,500 de ellas tendrán presencia de los primeros miembros del FSLN y de la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN). Sin embargo, no tendrán presencia de la Alianza PLI porque no presentó sus ternas y se quedaron sin fiscales en Managua. Solo en la capital hay dos mil 300 JRV.