De cara a la cumbre de parís un grupo de organizaciones como la Alianza Nicaragüense Ante el Cambio Climático, ambientalistas del país, el Centro para la Autonomía y Desarrollo de los Pueblos Indígenas, el Centro Humboldt y otras organizaciones ambientales de Centroamérica realizaron un posicionamiento donde se demandan una serie de acuerdos en favor del medio ambiente y seguridad alimentaria. Previo a la cumbre los planteamientos de ambientalistas y sociedad sivil fueron multiples, Abdel García Coordinador de Proyectos en Centro Humboldt se refiere al tema.

 

 

Pese a las preocupaciones de la que pueda pasar en París la esperanza es alcanzar un acuerdo global legalmente vinculante asegura el secretario ejecutivo de la Mesa Nacional para la Gestión de Riesgo de Nicaragua, Denis Meléndez.

 

Otro de los puntos importantes es que las grandes potencias y economías emergentes trabajen la disminución de gases de efecto invernadero de acuerdo a criterios científicos, señala el ingeniero Víctor Campos, sub director del centro Humboldt.

 

Entre los distintos planteamientos como región centroamericana en las negociaciones de París se habla del tema adaptación, también exigen a las grandes potencias pagar por pérdidas y daños además de financiamiento para disminuir los gases de efecto invernadero detalla el ministro de medio ambiente y recursos naturales del Salvador Antonio Cañas.

 

Para lograr los objetivos de la cumbre en París la esperanza se inclina en lo que pueda hacer el bloque de países G77 que aglomera a 132 naciones que incluyen a los de la región centroamericana.

 

Finalmente el día más importante para dar un nuevo giro al estado del ambiente llegó, la ciudad elegida es París. En la cita que podría definir el futuro del planeta participan unas 40 mil personas, 10 mil delegaciones y 150 jefes de estado.

El secretario privado y delegado por Nicaragua en la COOP 21 Paul Oquist, planteó la posición del país donde abogó por “justicia climática” ante el calentamiento global. La posición de “justicia climática” recoge básicamente los planteamientos de organizaciones ambientales y sociedad civil la cual establece mayores responsabilidades a los países que históricamente han contaminado el ambiente, e incluye una propuesta para que las naciones en desarrollo sean indemnizadas por los efectos negativos del cambio climático. Además de abstenerse a criterios científicos y evitar un incremento de la temperatura superior a los 1.5 grados centígrados.

Nuestro planteamiento ha recibido el apoyo de Bolivia, Venezuela, Argentina, El Salvador y la India, dijo, Oquist vía telefónica desde Parisal canal cuatro de televisión El funcionario también explicó a medios internacionales que Nicaragua no se comprometerá a presentar un Aporte de Determinación Nacional (INDCs), este es un informe donde cada país detalla una serie de medidas que adoptarían para limitar el calentamiento global en menos de dos grados centígrados.

El texto es la línea de base que detalla los compromisos internacionales que cada nación debería asumir. Este nuevo documento sobre cambio climático reemplazara al Protocolo de Kioto y entrará en vigencia a partir de 2020. Afirmó que las grandes potencias son los que deberían asumir la responsabilidad histórica por ser los principales causantes del cambio climático, además deberían comprometerse y proporcionar financiamiento a las naciones en vía de desarrollo, para combatirlo.

En esta cumbre los representantes de cada país primero brindaron sus declaraciones y después presentan las propuestas por escritas a través del (INDCs) las que serán discutidas por una comisión especial integradas delegados de todos los países. Sin embargo en el encuentro Paul Oquist no se comprometió en presentar un Aporte de Determinación Nacional (INDCs) porque eso permitiría a los grandes emisores de gases contaminantes “zafarse de sus responsabilidades”.

El funcionario Argumentó: “No vamos a presentar el informe porque la responsabilidad voluntaria es un camino al fracaso, no nos convertiremos en cómplices de llevar al mundo a tres o cuatro grados (de aumento de temperatura), eso representaría muerte y destrucción.

El ambientalistas y responsable de proyectos del centro Humboldt Abdel García dijo que los planteamientos de Oquist son acertados, eso es lo que se ha discutido en los distintos espacios de reflexión pero si no se plantean por escritos no sirve de nada, “lastimosamente no vivimos de discurso, sino está en el texto de negociación no existen”.