El sacerdote nicaragüense Harving Padilla denunció nuevamente que es víctima de acoso por parte de la Policía Nacional y de seguidores del Gobierno del presidente Daniel Ortega, que hasta ahora han guardado silencio sobre esos señalamientos.

El padre Padilla, párroco de la iglesia San Juan Bautista en el municipio de Masaya, dijo al portal Artículo 66 que simpatizantes sandinistas, a bordo de motocicletas, y que merodean el templo desde el sábado pasado, le han gritado, en presencia de los policías, que es un «golpista» y «asesino».

"Esto no deja más que entrever que es un acoso, un acoso psicológico", señaló el religioso, que aseguró que desde el sábado es perseguido por un civil a bordo de una motocicleta, a quien la feligresía, dijo, identificó como un simpatizante sandinista de apellido Paladino.