Unas cinco mil personas se concentraron en los semáforos de ENEL en la capital de Nicaragua el día de ayer con el objetivo de exigir la derogación de la ley 840, (ley canalera) elecciones libres y transparentes con observación internacional. Durante la manifestación del primero de diciembre se demandó la renuncia de los magistrados del Consejo Supremo Electoral y el cese a la represión de la lucha social.

Fueron dos días de protesta de forma consecutiva. El 30 de noviembre se realizó una caravana que concluyó antes de llegar a la capital debido a la represión que sufrieron las y los manifestantes y el estado de sitio en que fue sometido el país según el Concejo por la defensa de la Tierra, lago y soberanía nacional.

Violeta Granera ex candidata a la vise presidencia por república, cuestionó el actuar de la policía nacional e instituciones del estado por la violencia generada en contra de campesinas y campesinos a quienes  se les impidió ingresar a la capital y exigir sus derechos.

La feminista Sara Enríquez, viajó desde León  hasta Managua, para exigir el cese a la represión en contra de campesinos.

Según manifestantes de león y Waslala a miles de campesinos, en especial los que están sobre la ruta canalera se les negó el derecho a organizarse y movilizarse pacíficamente como lo establece la constitución política.

Para impedir el  ingreso de campesinos y campesinas, la policía y el MTI desde el día martes mandaronn a derribaron puentes, ubicaron barricadas, el 30 la policía agredió a los manifestantes, el resultado 25 personas heridas entre ellos, seis policías y 19 civiles, según activistas y organisaciones defensoras de derechos humanos.

La noche del 30 frente a la Universidad Centroamericana (UCA) estudiantes de ese recinto, con veladora en mano y consignas exigieron al gobierno...no más  represión. El activista Francisco Alanís dijo:

En la protesta del primero de diciembre pese a los obstáculos, llegó gente de distintos territorios del país entre ellas algunas personas que ingresaron a la nación, con la revolución y después decidieron nacionalizarse. Entre ese grupo de personas, una mujer con una mirada triste, pero con voz firme, quien cuestiona...el actuar del gobierno de Nicaragua y de la policía nacional.

El 30 de noviembre, no solo agredieron a mujeres y hombres campesinos, también a periodistas, entre ellos, el británico Ivan Broadhead, quien fue deportado y Julio López del programa Onda Local, golpeado y detenido por la policía nacional cuando ambos ejercían su labor profesional.