Unos 385 nicaragüenses se encuentran con problemas migratorios varados en Panamá sin condiciones ni garantías de un retorno seguro al país.

"Ya estamos desesperados", dijo a Efe Jairo Gago, nicaragüense de 41 años varado en Panamá a causa de la pandemia de la covid-19.

Gago forma parte de los 385 ciudadanos de Nicaragua que desde hace 15 días piden a las autoridades una vía y fecha para retornar, pero aún continúan sin respuesta.

Braulio Abarca abogado del Colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca Más, explica la situación.“Actualmente estas personas no tiene acceso al poyo de las representaciones consulares o diplomáticas de Nicaragua en Panamá, esta situación transgrede el artículo 28 de la constitución política nicaragüense”.

Refiere el abogado que las personas nicaragüenses gozan del amparo del estado que son efectivas a través de representaciones diplomáticos y consulares.

Braulio Abarca abogado del Colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca Más

La permanencia de estas personas varadas en Panamá las pone en un alto grado de vulnerabilidad porque no reciben asistencia según el abogado Abarca defensor del Colectivo

“En abril de 2020, una joven nicaragüense trato de acercarse al Embajador de Nicaragua en Panamá, Marvin Ortega, no fue asistida para su retorno al país. Esto deja en el desamparo y desprotección a las personas nicaragüenses”.

Explica el Abogado que el artículo 31 de la constitución política establece el derecho de circular y retornar al país. Hace seis meses en el mes de julio del año 2020 cientos de personas se encontraban en la frontera con Nicaragua y fueron impedidos de ingresar al país todos estos actos que violentan los derechos humanos de los nicaragüenses el Colectivo lo ha denunciado en su informe.

Desde el colectivo demandamos la practica reiterada y sistemática de negar a las y los nicaragüenses la protección estatal que derecho corresponden y demandamos las acciones y diligencias que el estado nicaragüense debería implementar para proteger a la ciudadanía que está necesitando retornar al país debido a la pandemia de La Covid-19 y a la crisis socio humanitaria que ha generado, finalizó diciendo Abarca.

Costa Rica mantiene sus fronteras terrestres cerradas a causa de la pandemia de la covid-19, solo pueden transitar nacionales, residentes y transporte de carga, mientras que mantiene abierta la vía aérea.

El grupo de nicas varados adelantaron que, si el próximo lunes no tienen respuestas de las autoridades, comenzarán una "huelga de hambre".