Monseñor Leopoldo Brenes Solórzano se sintió agradecido por el nombramiento que realizó el papa Francisco al ser elegido entre los sacerdotes latinoamericanos como Cardenal. “Me siento gozoso de que el Papa se haya fijado en mi persona en un país que pareciera estar en el fin del mundo”, dijo Brenes quien cumplirá en marzo próximo cuarenta años de vida sacerdotal.

Brenes, quien presidió su primera misa, como cardenal electo este domingo en la Catedral Inmaculada Concepción de María de Managua pidió a los fieles que lo sigan respaldando con sus oraciones en la nueva misión que la Iglesia le ha encomendado.

El tercer Cardenal en la historia de Centroamérica y segundo de Nicaragua recibirá el próximo 22 de febrero de manos del papa Francisco su "birreta" cardenalicia junto a otros 15 cardenales fueron elevados a la dignidad de príncipes de la Iglesia Católica.

Por su parte el párroco de la iglesia San Francisco de Asís padre Alfonso Paisano, expreso que para Nicaragua es una bendición tener un nuevo cardenal. Dijo que ese título aunque es más honorífico conlleva muchas responsabilidades.

Pedio a los católicos orar por monseñor Brenes para que Dios le conceda la fuerza necesaria para asumir ese nuevo cargo.

Brenes no solo representará a Nicaragua en su nuevo estatus de cardenal de la Iglesia católica, sino también a Centroamérica y Latinoamérica, afirmó la Conferencia Episcopal de Nicaragua.