La violencia, en todas sus dimensiones, ha sobrepasado los niveles tradicionales hasta el punto de considerarse actualmente como un problema de salud pública, que afecta principalmente a los sectores sociales más desprotegidos: los niños, niñas, adolescentes y las mujeres.

En Nicaragua han aumentando los casos de violencia que cada vez son hechos más sanguinarios, y en la mayoría de los casos concluyen con la muerte de las víctimas. Esta fue la principal razón que encontraron las diferentes organizaciones públicas y No Gubernamentales del departamento de Boaco, para analizar en conjunto esta problemática.

En dicho departamento, desde el año pasado se identificó una agenda de mujeres y jóvenes, con el apoyo de 30 agrupaciones sociales, incluyendo la alcaldía, fiscalía, Ministerio de Educación, Poder Judicial, Cruz Roja Nicaragüense, Profamilia, universidades privadas, entre otras.

Las organizaciones sostuvieron un encuentro para intercambiar sus experiencias en el que describieron como principal problema el tema de violencia en contra las mujeres.

Por ello desde las Comisiones Municipales de Mujeres y Juventud, se propusieron involucrar a los diferentes actores sociales de la localidad, para prevenir este problema.