Este pasado domingo a las cuatro de la mañana devotos católicos iniciaron el novenario de misas en honor al niño Dios. Tradicionalmente en Camoapa antes de cada misa del novenario un grupo de niños salen a las calles del pueblo con sus pitos a despertar a la gente.

El vicario de la parroquia San Francisco de Asís, padre Martín Peña, explicó que este es un momento de preparación para recibir en paz el nacimiento del niño Jesús y que es la hora de compartir con los más pobres.

El sacerdote indicó que los padres de familia deben tener mucho cuidado para que sus hijos no salgan a molestar a casas ajenas. “Es bueno que salgan, porque es una tradición, pero los niños y jóvenes solo deben limitarse a pitar”.

Agregó que sería bueno rescatar la tradición de los pitos, ya que en la actualidad son muy pocos los niños que salen a las calles con sus pitos y cachos de baca.

El novenario de misas concluirán el 24 de diciembre, un día antes de la Natividad de Jesús el 25, cuando la iglesia católica celebra su nacimiento.