La seguridad social en Nicaragua no presenta avances, a criterio del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, institución que presentó un informe preliminar sobre el tema.

Carlos Guadamuz, del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, estimó que la falta de acceso al seguro esa institución lo considera “como que tuviera un defecto, como poliomielitis que no le permite desarrollarse”.

Guadamuz manifestó que en 1982 el seguro obligatorio no alcanzaba ni siquiera el 10 por ciento de la población nicaragüense. Y actualmente solo el 12 por ciento de la población trabajadora cotiza al Seguro Social.

Esto significa que en 2010 no hubo avances significativos de parte del Estado para lograr “la universalidad” de este derecho, revela un informe preliminar de ese organismo de derechos humanos sobre lo que fue la seguridad social en Nicaragua en ese período.