La licenciada Miriam Argón después de 50 años de impartir clases asegura que dejará la docencia para dedicarle más tiempo a su familia. La licenciada Aragón con una mirada nostálgica, pero con mucha seguridad dijo que ha llegado el momento de su jubilación.

La licenciada Miriam Aragón es una dama de 72 años de edad en sus 50 años de docencia impartió clases a niños, adolescentes, jóvenes y adultos.

Sus primeros pasos en la educación los dio en el colegio San Martín, hoy San Francisco de Asís y por unos años dejó de impartir clases.

“la verdad no quería ser maestra” afirma, sin embargo decidió viajar fuera del país y después de cuatro años regresó y obligada por sus padres inició a dar clases en el instituto nacional de Camoapa y se convirtió en una de las fundadoras de uno de los centros educativos de mayor historia en el municipio.

La licenciada Aragón a sus 72 años de edad mantiene una figura erguida, es delgada de estatura media, piel blanca, cabello negro de ojos café oscuro.

Mientras sonríe asegura que su sueño era estudiar farmacia y no ciencias de la educación, pero aún así buscó desarrollar su carrera en la educación y formación de profesionales lo que le llevó 50 años.

En 1992 se integró a la Universidad Nacional Agraria, UNA sede Camoapa, donde se mantuvo en los últimos 18 años como secretaria académica de la sede.

El rector de la universidad nacional agraria y el director de la sede Camoapa ingeniero Luis Guillermo dijo que el trabajo de la licenciada Aragón ha sido excelente y esperan capitalizar ese trabajo.

EL ingeniero Juan Arróliga trabajó en el 2010 junto a la licenciada Aragón como secretario Académico y asegura que aprendió de ella.

BITE JUAN ARROLIGA

El nuevo responsable de la secretaria académica de la universidad nacional agraria sede Camoapa valora como excelente el trabajo de la licenciada Aragón.

Para Lidia Arceda ingeniera egresada de la UNA el trabajo de la licenciada Aragón aparte de ser secretaria académica fungió como concejera de los estudiantes del recinto universitario.

La licenciada Aragón deja la secretaria académica, pero continuará por unos meses más como docente mientras toma la decisión definitiva de dejar la universidad.