La integración de los padres y madres de familia es fundamental para fortalecer la educación de los hijos e hijas, según la opinión de maestros en el inicio del año escolar.

La participación activa de los padres en la educación de sus hijos, tanto en el hogar como en la escuela, trae muchos beneficios y tiene un impacto significativo en la vida del niño.

Uno de los profesores del Instituto Nacional Camoapa, Uriel Montano, expresó que algunos padres tienen más tiempo que otros para participar en la educación de sus hijos, pero es importante examinen sus prioridades y se hagan un tiempo, aunque sea corto.

El director de la escuela Juan María Duarte, profesor Fernando Silva, comentó que una de las estrategias para mejorar esa dificultad es iniciar con la escuela de padres.

Algunos estudiantes, como María José Espinoza, consideran que los padres de familia juegan un papel importante en la educación de los hijos e hijas. Hizo un llamado a estar pendientes de ellos durante todo el año lectivo.

Según estudios de investigación sobre este tema, detallan que los niños de padres comprometidos: faltan menos; se comportan mejor; tienen un mejor desempeño académico desde los años preescolares hasta la escuela superior.

La investigación demuestra también que un entorno hogareño en el que se fomenta el aprendizaje es aún más importante que los ingresos, el nivel de educación o los antecedentes culturales de los padres. Al participar activamente en la educación de sus hijos, tanto en el hogar como en la escuela, los padres envían mensajes importantes a sus hijos. Les demuestran que se interesan por las actividades que realizan y refuerzan la idea de que la escuela es importante.