En la comunidad los Potrerillos reinaba la paz pero desde la llegada de la empresa inversiones ecológicas S.A los feligreses de la iglesia católica se han dividido aseguran pobladores en una discusión con el delegado de la palabra de Dios César Antonio Mejía Ríos.

El predicador también trabaja para Inecosa en labores de campo. Ha pedido a la comunidad y especial a los feligreses que dejen trabajar a la empresa.

El religioso sin una previa consulta a los feligreses recibe material para reconstruir la capilla de los Potrerillos. Asegura que la empresa le ha ofrecido 200 mil córdobas en materiales de construcción.

La biblia nos enseña que para llevar la palabra de Dios no se necesitan cuatro paredes acondicionadas…Jesús lo hizo en el mar y en el desierto. Pero según el predicador ese fue Jesús… no él.

Desde la llegada de inversiones ecológicas la discordia trasciende hasta en los hogares de varias familias de los Potrerillos, la familia del predicador no está excepta a esa realidad.

Mauro Mejía es el hermano mayor del predicador católico, fue en el 2007 el primer opositor en contra de las empresas mineras que han querido destruir el monolito de Quizaltepe. Afirma que su hermano y otros habitantes han sido doblegados por el poder económico de la empresa y la falta de conocimiento.

Marciara Mejía también es hermana del líder religioso de la comunidad de los Potrerillos asegura que la iglesia y la familia se dividió a raíz de la llegada de la empresa.

Como si la desintegración familiar y la división de los feligreses de la religión católica en los Potrerillos fuera poco…tampoco cuenta con el apoyo del gobierno central y municipal menciona el productor Andrés Ríos Gonzales.

El vice coordinador de la protesta en San Lorenzo Maximino Abarca también se refiere al tema.

A raíz del abandono que sienten los habitantes del sector de los Potrerillos ellos han solicitado apoyo a algunas organizaciones como el Centro Humboldt, ADM y el movimiento contra las exploraciones y concesiones mineras.