“Si los productores procesaran la leche y tuvieran la oportunidad de vender directamente el queso, su precio podría ser más bajo”, aseguran productores de Camoapa.

En dependencia del lugar donde pueda comprarse el queso, su precio puede variar y acercarse a los 100 córdobas por libra, lo que ha llamado la atención de la población consumidora de lácteos en Managua. “Compré queso el lunes en el Ivan y lo encontré a 70, pero en las ventas está a ochenta y pico y dicen que va a subir, ahí no se sabe quién tendrá ese degeneramiento de subirle el precio porque en la montaña dicen que están vendiendo barata la leche”, asegura Léster Herrera Amador, habitante del barrio Rubenia en Managua.

El precio del queso colocado en Managua sube por el costo de transporte que podría ser superior a 8,000 córdobas, con una carga aproximada de 80 quintales. 

El señor Cruz Manuel López López, productor de Camoapa, comenta que la libra de queso puede encontrarse a 95 córdobas o más, en dependencia del establecimiento donde se compre. El precio también depende del tipo de queso disponible, porque no es igual uno fresco que un morolique, queso crema o queso ahumado, enfatiza. 

El negocio no es del productor

Según Cruz, la mayoría de productores entregan la leche a cooperativas o en acopios artesanales, conocidos como mantos y se sabe que en algunos sitios han llegado a pagar 600 córdobas por pichinga de 40 litros. Una parte de esa leche que se entrega, especialmente la de los mantos, es procesada para producir el conocido queso criollo o indio, pero ya no está en manos del finquero, explica.

Vaciado de borona en moldes para queso artesanal en fincas ganaderas.

Norlan Herrera Flores es propietario de un manto de leche ubicado en la comarca El Guayabo de Camoapa, donde acopia el producto de varias fincas aledañas. “Esta semana pagué 600”, comenta y agrega que en ese sector de la montaña hay varios mantos que han pagado así la pichinga de leche, por lo que él no puede quedarse atrás, aseguró el comerciante.

El precio se dispara

El precio de la leche mantiene íntima relación con el precio del queso como producto final, pues uno influye en el comportamiento del otro. Norlan Herrera también dice que “si sigue igual esta semana que viene espero pagarla a seis y medio”, con notable tono de preocupación en su voz.

Tanto productores de leche como comerciantes de queso están al día con el fenómeno de los precios. Juan Carlos Polanco también es vendedor de queso y cuenta que recientemente pagó 55 córdobas por libra de queso en un puerto de montaña y logró colocarlo a 68 córdobas por libra en el  mercado Iván Montenegro en Managua.

El precio del queso colocado en Managua sube por el costo de transporte que podría ser superior a 8,000 córdobas, con una carga aproximada de 80 quintales. No obstante, ese cargamento de queso no necesariamente pertenece a un solo comerciante, explica Juan al hablar sobre el funcionamiento de comprar y vender el queso.

La cadena termina en el consumidor

Una libra de queso puede ser comprada entre 55 y 60 córdobas en el punto de origen, pero su colocación en los mercados capitalinos puede significar 10 córdobas adicionales y cuando otros intermediarios, como dueños de pulpería buscan el producto, este puede sufrir una nueva adición de 10 córdobas. Ahora con esa cadena de valores en la comercialización, dependiendo del lugar donde se venda finalmente el producto, su precio alcanza los 90, 95 o más córdobas, explican los entrevistados.

Manejo del ganado lechero para una buena producción

Un productor que prefirió se omitiera su nombre, considera que una probable causa en la subida de los precios puede ser la comercialización del queso hacia otros países porque suelen pagar mejor el producto. Este fenómeno es ajeno a la dinámica impulsada por algunas cooperativas, que procuran mantener estable el precio de la leche.