Ayer domingo la iglesia catolica concluyò el año de la misericordia que fue prograclamado por el Papa Francisco en diciembre del 2015. Ahora esa congregaciòn religiosa se prepara para iniciar el tiempo de adviento que significa preparación antes del nacimiento de Jesús.

"Aunque se cierre la Puerta Santa permanece abierta de par en par para nosotros la verdadera puerta de la misericordia, que es el corazón de Cristo", dijo Francisco en la homilía que se celebró tras el cierre de la Puerta Santa de la Basílica de San Pedro

Luego, en la celebración eucarística, Francisco reconoció que muchas veces los católicos buscan "las seguridades gratificantes que ofrece el mundo" e incluso los obispos y cardenales han sido tentados "a bajar de la cruz".

"La fuerza de atracción del poder y del éxito se presenta como un camino fácil y rápido para difundir el evangelio, olvidando rápidamente el reino de Dios como obra. Este Año de la misericordia nos ha invitado a redescubrir el centro, a volver a lo esencial", estableció.

En Camoapa en la parroquia San Franisco de Asìs, el año de la misericordia finalizó con una vigilia que inicio a las seis de la tarde, donde todas las comunidades pastorales participaron.

El párroco de esa iglesia, padre Alan Alfonso Paisano, indico que aunque este año extraordinario haya concluido, no significa que los cristiano no realicen gestos que promuevan la misericordia. Dijo que este tiempo de reflexión debe servir para fortalecer esas acciones.

El presbitero dijo que ahora se preparan para un nuevo tiempo liturgico y comenzar el adviento, antes del nacimiento del niño Jesùs.