Baltimore, EE.UU. - La alcaldesa de Baltimore fue criticada el martes por la lenta respuesta de la Policía a unos de los peores disturbios urbanos en Estados Unidos en años, en los que hubo saqueos, incendios en edificios y 20 agentes de seguridad resultaron heridos.

El gobernador de Maryland, el republicano Larry Hogan, dijo que llamó el lunes reiteradamente a la alcaldesa Stephanie Rawlings-Blake, pero que ella evitó usar la Guardia Nacional hasta tres horas después de que comenzaron los hechos violentos.

Las manifestaciones emergieron tras el funeral de un hombre afroamericano de 25 años que murió mientras estaba bajo custodia policial desde el 19 de abril.

"La alcaldesa de Baltimore tenía a la Policía de la ciudad de Baltimore en terreno. Francamente, ellos fueron sobrepasados. Todos los demás (policías) en terreno los enviamos nosotros", dijo el gobernador un día después de que se declaró estado de emergencia en la ciudad de población mayoritariamente negra.

La muerte de Gray dio nuevos bríos al malestar ciudadano por el trato policial a los afroamericanos, que explotó el año pasado luego del fallecimiento a manos de la policía de hombres negros desarmados en Ferguson, Nueva York y otras partes.

Vuelve pesadilla

Para el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, los disturbios en Baltimore significaron el regreso de una pesadilla recurrente que sigue atormentándole: cómo acabar con los encuentros mortales entre policías y afroamericanos, así como la posterior violencia de origen racial resultante.

El primer presidente afroamericano del país ha dicho varias veces que sus compatriotas tienen aún mucho camino por delante para estrechar la divisón racial y seguir con la lucha por los derechos civiles de Martin Luther King Jr.

Y el martes no fue una excepción. Un día después de los disturbios en Baltimore por la muerte de Freddie Gray, un joven negro de 25 años que falleció el 19 de abril con la columna vertebral rota mientras estaba bajo custodia policial, Obama ofreció un sesudo diagnóstico del problema, si bien no anunció nuevas medidas y afirmó que hay un límite a lo que puede hacer.

"Creo que hay departamentos de policía que deben reflexionar. Creo que hay varias comunidades que deben reflexionar. Pero creo que como país también tenemos que reflexionar. Esto no es nuevo. Lleva décadas ocurriendo", comentó Obama.