Tomado de www.cartabodan.com .- En Costa Rica la nueva ley antitabaco prohibirá que las personas fumen en las terminales de buses y trenes, en unidades de transporte público, en cajeros automáticos y en el trabajo, además, impondrá un impuesto por cada cigarrillo que se venda en el país.

Un 60% del dinero recaudado se girará a la Caja Costarricense de Seguro Social para el "diagnóstico, tratamiento y prevención de enfermedades asociadas al tabaquismo", publicó La Nación.

Con 46 votos a favor y cuatro en contra, los diputados aprobaron en primer debate la Ley General de Control del Tabaco y sus Efectos Nocivos en la Salud.

Los cuatro votos en contra corresponden a los diputados del Movimiento Libertario, Adonay Enríquez, Ernesto Chavarría, Marielos Alfaro y Damaris Quintana. Marielos Alfaro, una de las congresistas que no apoyó el proyecto, dijo que la norma incluye algunas prohibiciones que se impusieron “con muy buena voluntad”, pero que podrían rayar en la inconstitucionalidad.

"El fumar es lícito en este país, fumar no es ilegal, entonces, en todo lo concerniente a publicidad y promoción se establecieron normas que rozan con la constitucionalidad", alegó la libertaria, quien confiesa que es asmática y nunca ha fumado. Aun así, alega que sus observaciones pretenden defender los derechos de los fumadores y lograr un equilibrio con los que no fuman.