Centroamérica pondrá en marcha en marzo la tercera veda a la millonaria actividad de pesca de langostas en la región del Caribe, con el fin de proteger la especie desde Belice hasta Panamá.

"Para proteger la especie desde Belice hasta Panamá, la suspensión temporal de la pesca de la langosta del Caribe será del 1 de marzo al 30 de junio", declaró el director de la Organización del Sector Pesquero y Acuícola del Istmo Centroamericano (OSPESCA), Mario González.

La región obtiene al año ingresos de 450 millones de dólares por la exportación de langosta y según cifras oficiales de OSPESCA, en Centroamérica viven de la actividad unas 60 mil personas.

La OSPESCA hará el anuncio oficial el 27 de febrero en Tegucigalpa, Honduras, junto a diferentes instancias que velan por el cumplimiento de la disposición, justo en el "período de mayor reproducción de la langosta", agregó González.

La llamada langosta "Espinoza del Caribe", mide en promedio 20 centímetros, aunque en raros casos llega a 45 centímetros y por tener "un comportamiento migratorio" se desplaza por los casi 2.800 km de la costa del Caribe centroamericano.