La mujer estaba desesperada. Gritaba desde el noveno piso del edificio que se incendiaba en Londres.  Abajo, un hombre entendió su clamor y le hizo señales. Poco después la mujer lanzaba hacia el vacío un cuerpecito.

La gente que veía el incendio pensó al inicio que era un bulto, un bolso o algo así. Pero cuando se dieron cuenta que era un bebé el que caía a toda velocidad hubo gritos y enmudecimiento.

Los bomberos corrieron, pero ya aquel hombre seguía la trayectoria del cuerpecito que se le acercaba velozmente. Se movió hacia un lado, hacia el otro lado, un poco más atrás, hacia adelante y… ¡lo atrapó en el aire!

Hubo aplausos, gritos y lágrimas de alegría. El bebé había sido salvado. ¡Milagro!, clamaron varios.

Otros pequeños, también lanzados por sus madres desde los pisos superiores de la Torre Grenfell no tuvieron igual suerte.

La madre del pequeño murió en el incendio que destruyó en minutos un edificio de apartamentos de 24 pisos la noche del miércoles 14 de junio en Londres, la capital de Inglaterra.

Además de ella, también murieron en el fuego 11 personas más. En la incendiada Torre Grenfell vivían 500 personas.

Incendio en la torre Grenfell Londres deja varios muertos video tragedia 2017