Tomado de www.laprensa.com.ni .- El negocio de la venta de armas, que cada año mueve US$60,000 millones alrededor del mundo, será regulado a través del Tratado Internacional sobre el Control de Armas, aprobado el martes pasado en la Organización de Naciones Unidas. En Centroamérica se calcula que circulan unos 3 millones de armas, de las cuales casi dos millones son ilegales.

El texto fue aprobado por una mayoría de 154 países; con la abstención de 23, entre las que se incluye Nicaragua, Rusia, China, India y los países latinoamericanos miembros del Alba; y con la oposición de Corea del Norte, Siria e Irán.

Tras la votación, cada país es libre de suscribir o no el tratado y ratificarlo. El convenio entrará en vigor luego de que al menos 50 países lo ratifiquen. Dicho proceso --a criterio del diplomático australiano Peter Woolcott--, que presidió la conferencia en la que se negoció el texto y fue citado por la agencia EFE, podría durar dos años.

“Mientras no entre en vigencia el tratado será como un referente, una resolución importante. Tendremos que ver su desarrollo con el paso de los años”, consideró Erick Vílchez, Director de Seguridad Democrática del Sistema de Integración Centroamericana, SICA.