El ministro de Exteriores británico, Dominic Raab, anunció este lunes la creación de un nuevo régimen de sanciones internacionales con el que su Gobierno congelará activos de individuos y organizaciones sospechosas de corrupción en todo el mundo. En la lista de sancionados figura José Francisco López Centeno, “Chico López”, funcionario del gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo. 

Raab detalló que las sanciones se han tomado en coordinación con Estados Unidos y que afectan a 22 individuos o empresas de seis países, incluidas tres personas con cargos públicos de países centroamericanos. 

El nicaragüense José Francisco López Centeno “Chico López”, es sancionado porque como vicepresidente de la compañía estatal Albanisa ha estado involucrado en casos de “apropiación indebida”, explica el comunicado. 

Durante su liderazgo, fondos públicos se desviaron a empresas ficticias o bien a proyectos inflados”, … También se le acusa de “privar al Estado de Nicaragua y sus ciudadanos de recursos vitales para el desarrollo”. 

Los funcionarios centroamericanos incluidos en la lista son: el diputado hondureño Óscar Ramón Nájera, sancionado, por estar involucrado en un caso de corrupción en el que utilizó su posición “para facilitar sobornos y respaldó a una importante organización de tráfico de drogas”, identificada como “Los Cachiros”. 

Y el diputado guatemalteco, Felipe Alejos Lorenzana, a quien el Reino Unido considera responsable de “utilizar su posición para atraer clientes con la oferta de expedir devoluciones de créditos fiscales a cambio de sobornos”.  Este diputado se benefició de “comisiones” y “de actos de corrupción”, se lee en el comunicado. 

Entre las actividades sancionables, el gobierno británico explorará situaciones en las que “un funcionario extranjero desvía propiedades que se le han confiado debido a su cargo público a fin de beneficiarse a sí mismo o a terceros” y “desviar fondos estatales a cuentas bancarias privadas”, o también “garantizar licencias de explotación de recursos naturales de forma inadecuada”, explicó el jefe de la diplomacia británica. 

El Departamento del Tesoro de los Estados Unidos saludó estas sanciones del nuevo Régimen de Sanciones Globales Anticorrupción del Reino Unido, desde su cuenta de Twitter. 

Este nuevo régimen de sanciones otorga al Reino Unido una autoridad similar al programa Global Magnitsky de los Estados Unidos y la Ley de Justicia para las víctimas de funcionarios extranjeros corruptos de Canadá, que se dirigen tanto a los abusadores de los derechos humanos como a los actores corruptos. Trabajamos en estrecha colaboración con el Reino Unido para abordar los desafíos mundiales de la corrupción y las finanzas ilícitas”.