La irrupción de la pandemia de la Covid-19 ha supuesto un gran impacto a nivel mundial, tanto desde el punto de vista social y económico, como desde el biomédico y científico técnico. Por eso, la necesidad de enfrentarse a esta pandemia ha promovido un gran esfuerzo internacional. Esta situación ha permitido, a su vez, el desarrollo de una importante batería de vacunas para luchar contra el SARS-CoV-2 o Covid 19 en un tiempo récord.

Sin embargo, este último hallazgo ha hecho que surja un buen número de dudas y preguntas sobre las vacunas entre la población general. La más común es: "¿Existe el riesgo de que el ARN de la vacuna se integre en mi genoma y lo modifique?"

El ARN mensajero o ARNm es una molécula que sirve como manual de instrucciones para construir proteínas. Sería algo similar al papel que contiene los pasos para montar un mueble.

Cuando terminamos de montar el mueble, el manual se desecha, no se guarda en la librería de casa. Y esto mismo es lo que hacen nuestras células. El ARNm no entra en el núcleo de la célula donde está nuestro material genético, sino que lleva a cabo su efímera función en el citosol de la célula y allí se degrada.

En el caso de las vacunas basadas en ARNm, tanto esta molécula como las partículas de grasa en las que el ARNm va "envasado" son eliminadas tan pronto como la célula ha sintetizado la proteína viral que codifican, publicó la BBC Mundo en su web.