Tomado de www.laprensa.com.ni .- La crisis de las plantas nucleares en Japón constituye "una voz de alarma" para los paises que utilizan esa energía, según el presidente colombiano Juan Manuel Santos, mientras que Brasil asegura que mantendrá inalterada la construcción de nuevas centrales.

 

Lo sucedido en Japón ha sido motivo de diversas reacciones entre los gobiernos y líderes latinoamericanos.

"La crisis de la planta nuclear de Fukushima, que esperamos se conjure positivamente, es una voz de alarma para todos los países que usan esta clase de energía, en extremo sensible a fallas humanas o cataclismos", dijo Santos en un foro en Bogotá sobre medio ambiente y desarrollo económico.

En Brasil, el ministro de Ciencia y Tecnología, Aloizio Mercadante, asumió la defensa del programa nuclear brasileño y declaró el miércoles a periodistas que las plantas del país "son más seguras que la usina de Fukushima, en Japón".

Por su parte, el ministro de Minas y Energía, Edison Lobao, descartó la posibilidad de suspender la construcción de cuatro nuevas plantas atómicas, como lo prevé el plan energético de Brasil.

"No tenemos necesidad de revisar nada a no ser aprender de lo que ocurrió allá", declaró Lobao.

En Chile, el presidente Sebastián Piñera opinó ante periodistas que "el mundo entero va a sacar lecciones de esto porque lo ocurrido en Japón nos debe alertar y cambiar la forma en cómo enfrentamos la seguridad en materia de energía nuclear".

En Buenos Aires, la cancillería argentina informó en un comunicado que "se está realizando un seguimiento permanente" de lo ocurrido en Japón, a través de un Grupo de Crisis integrado por las áreas políticas y técnicas competentes de organismos de ese Ministerio y de la Autoridad Regulatoria Nuclear.

Informó que la cancillería realiza "las necesarias evaluaciones de las contingencias que pudieran presentarse" en Japón.

El presidente venezolano Hugo Chávez comentó el martes que la crisis de las plantas nucleares japonesas "es algo sumamente riesgoso y peligroso para el mundo entero".

Dijo haber ordenado al vicepresidente y ministro de Energía, Rafael Ramírez, "que congelemos los planes que hemos venido adelantando, unos estudios muy preliminares al respecto del programa nuclear pacífico venezolano".

En Brasil, el lunes el presidente del Senado y ex presidente José Sarney advirtió que el país debía replantear sus planes de apostar en la tecnología nuclear como fuente energética en el futuro.

El diputado opositor brasileño Duarte Nogueira propuso el miércoles crear una comisión mixta de las dos cámaras legislativas para fiscalizar el programa atómico brasileño.

"Queremos discutir cuál es el proyecto de expansión e implantación de nuevas usinas y dónde estarán. Además, necesitamos saber cómo funciona el sistema de alerta y prevención en caso de una fuga nuclear", comentó Nogueira.