Cables combinados.- El argentino Jorge Mario Bergoglio fue elegido como el nuevo Papa de la Iglesia Católica, bajo el nombre de Francisco.

Los cardenales reunidos en la Capilla Sixtina seleccionaron al cardenal argentino, de 76 años, en la cuarta votación. Jorge Mario Bergoglio era arzobispo de Buenos Aires y con su elección se convierte en el primer Pontífice jesuita, el primer latinoamericano y el primero en llamarse Francisco.

El anuncio del nombre de este nuevo Papa, el 266º de la historia, fue acogido con gritos de alegría por la muchedumbre enfervorizada que abarrotaba la gran plaza de San Pedro, en el Vaticano.

Poco después, Francisco salió al balcón por primera vez, donde bromeó sobre el hecho de que los cardenales hubieran ido a buscarlo "al fin del mundo".

Ya en tono serio, instó a los 1.200 millones de católicos del mundo a "emprender un camino de fraternidad, de amor" y de "evangelización" y rindió tributo a Benedicto XVI, que renunció al cargo el pasado 28 de febrero, en un gesto sin precedentes en siete siglos.

Antes de despedirse, pidió a las decenas de miles de fieles, turistas y curiosos presentes un "minuto de silencio".

Arzobispo de Buenos Aires y primado de Argentina, Jorge Bergoglio es un hombre tímido y de pocas palabras que goza de un gran prestigio entre sus seguidores, que aprecian su total disponibilidad y su forma de vida, alejada de toda ostentación.

Goza de prestigio por sus dotes intelectuales y dentro del Episcopado argentino es considerado un moderado, a mitad de camino entre los prelados más conservadores y la minoría "progresista".