Un meteorito cayó en una ciudad de Rusia causando daños, al menos unas mil personas salieron heridad ante la explosión. Foto Internet

Agencias.- Moscú Al menos unas mil personas resultaron heridas, presuntamente por la rotura de cristales, al caer hoy un meteorito en la región de Cheliábinsk, en los montes Urales, informó el Ministerio del Interior de Rusia.

El tránsito matutino se detuvo súbitamente en la ciudad de Cheliabinsk, en los Urales, mientras el meteorito se quemaba parcialmente en su caída al ingresar a la capa inferior de la atmósfera sobre la ciudad, iluminando el cielo, según mostraron imágenes de video.

No está claro si este meteorito está vinculado al asteroide 2012 DA 14, que se espera pase a unos 27.000 km de la Tierra un poco más tarde este viernes, en un trayecto inusualmente cercano a la Tierra.

El ministerio del Interior señaló que más de 400 personas sufrieron heridas, tres de ellas de gravedad, por la onda de choque, en Cheliabinsk y en media docena más de ciudades. El ministerio de Situaciones de Emergencia señaló que las comunicaciones de los teléfonos celulares estaban momentáneamente cortadas.

"A las 09H20 (03H20 GMT) se observó un objeto en Cheliabinsk que volaba a gran velocidad y dejaba un rastro. Dos minutos después se escucharon dos explosiones", indicó un responsable de la Oficina Regional de Situaciones de Emergencia, Yuri Burenko, en un comunicado.

"La onda de choque quebró las ventanas en Cheliabinsk y en otras ciudades de la región", agregó Burenko.

El meteorito cayó a unos 80 kilómetros de la ciudad Satkí, cabecera del distrito del mismo nombre, dijo un portavoz de esa cartera a la agencia oficial rusa RIA-Novosti. La Academia de Ciencias de Rusia calculó que el meteoro que cruzó como un rayo el cielo y causó ondas de choque pesaba cerca de 10 toneladas.

“En muchas de las casas de Satkí, así como en algunos edificios de Cheliábinsk (capital de la región homónima), saltaron los cristales de la ventanas”, dijo el portavoz.

Agregó que en la escuela 130 de Cheliábinsk “hay heridos, por lo visto, a causa de la rotura de los cristales”. “Por lo visto, cayeron fragmentos del meteorito en distintos lugares”, añadió la fuente.

Se desintegró

Algunos medios informaron de que sobre los Urales había caído una lluvia de meteoritos. “No ha sido una lluvia de meteoritos, sino un meteorito que se desintegró en la capas bajas de la atmósfera”, dijo a la agencia Interfax la portavoz del Ministerio de Rusia para Situaciones de Emergencia, Elena Smirnij.

Agregó que la onda expansiva provocada por la caída del cuerpo celeste hizo saltar los cristales “en algunas viviendas de la región”.

La portavoz ministerial informó también de que la caída del meteorito no influyó en los niveles de radiación, que se mantienen dentro de los parámetros habituales para la región.

Según RIA-Nóvosti, las autoridades de Cheliabinsk ordenaron redoblar la presencia policial en la calles de las ciudades de la región.

Las localidades afectadas, según el Ministerio de Protección Civil ruso, son Emanzhelinsk, Etkul, Kopeisk, Kórkino, Yuzhnouralsk y Cheliabinsk, la capital de la región.

En ésta última un trozo del pedrusco arrasó el almacén de una factoría de galvanizados de zinc y destrozó los cristales de todos los edificios adyacentes. La onda expansiva causada por el impacto ocasionó también daños materiales en fachadas e interiores.

El Ministerio del Interior ruso sostiene que cerca de 700 personas, de las cuales unas 160 son niños, han tenido que recibir asistencia sanitaria a consecuencia de cortes con cristales y lesiones por desprendimientos. Hay al menos nueve personas hospitalizadas de las que tres se encuentran en estado grave.

Testigos presenciales señalan que la violencia de la explosión en el momento del impacto fue tal que muchos creyeron que se trataba de un avión. Quienes no vieron la estela en el cielo pensaron que era un atentado terrorista.