Tomado de www.cartabodan.com .- Aún se desconocen las circunstancias exactas que rodearon la muerte del coronel Muamar Gadafi pese a que durante toda la jornada han aparecido testimonios y videos que pueden dar alguna pista en torno a cómo fueron las últimas horas de la vida del ex líder libio en la ciudad de Sirte.

La Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Navi Pillay, dijo que debe realizarse una investigación sobre cómo murió. Un portavoz de Pillay dijo que las imágenes de teléfonos móviles que lo muestran vivo al ser capturado y luego muerto son muy inquietantes.

El gobierno interino en Libia niega haberlo matado y dicen, en cambio, que recibió un disparo en la cabeza proveniente del fuego cruzado entre sus partidarios y las fuerzas gubernamentales.

La organización Amnistía Internacional también pidió una investigación imparcial sobre la muerte del coronel. En todo caso, esos documentos audiovisuales hechos con celulares cuentan dramáticamente lo que pudo haber ocurrido.

En Sirte

Tras la caída de Trípoli el pasado mes de agosto, el pueblo natal de Gadafi, Sirte, pasó a ser el último bastión de sus fuerzas. Hubo especulaciones de que el depuesto coronel se había refugiado en el sur del país, pero su muerte confirma que siempre estuvo allí, protegido con lo que quedó de su ejército, reportó BBC Mundo.

Durante los últimos quince días las fuerzas del Consejo Nacional de Transición (CNT) llevaron a cabo una gran ofensiva contra la ciudad, y fue tan efectiva, que los remanentes de las fuerzas gadafistas quedaron atrapadas en el área que da al mar. El último foco de resistencia era el Distrito 2, ubicado en el noroeste de la ciudad costera.

En la madrugada de este jueves todo parece indicar que el coronel Gadafi, acompañado por sus más cercanos colaboradores, decidió romper el cerco a bordo de un convoy de vehículos. Este convoy, que incluía al jefe del ejército, Abu Bakr Younis Jabr, y al hijo de Gadafi, Mutassim, intentó traspasar a las fuerzas del CNT usando los vehículos.

Cerca de las 08:30 am hora de París, un avión-caza francés, que forma parte de las fuerzas de la misión de la OTAN, atacó el convoy aproximadamente a 3-4 kilómetros al oeste del centro de la ciudad de Sirte, muy cerca de la llamada redoma occidental.

La agencia de noticias Reuters, citando fuentes rebeldes, dijo que al menos 15 camionetas pick-up fueron destruidas en el ataque. Gadafi y un puñado de sus guardaespaldas lograron escapar y refugiarse en dos grandes desagües llenos de basura. Los rebeldes luego los rodearon.

Salem Bakeer, de las fuerzas rebeldes, dijo a Reuters: "Al principio les disparamos con armas antiaéreas, pero no tenía sentido. Después caminamos. Uno de los hombres de Gadafi nos hizo señas al aire portando su rifle... y tan pronto como vio mi cara comenzó a dispararme", agregó.

"Creo que Gadafi le dijo en un momento que dejaran de disparar. 'Mi señor está aquí, mi señor está aquí', decía 'Muamar Gadafi está aquí y está herido'".

En el momento en que el ex líder libio fue capturado alrededor del mediodía, ya estaba herido de bala en sus piernas y la espalda, según relató Bakeer. Algunas versiones dadas a conocer por el canal de televisión en árabe Al-Jazeera indican que uno de sus propios guardaespaldas le disparó.

Capturado vivo

El hecho de que fue capturado vivo fue corroborado por el canal cuando dio a conocer la primera imagen de video, aparentemente grabada desde un celular, donde se ve al coronel libio de pie detrás de una camioneta pick-up gesticulando y ensangrentado. A partir de aquí todo es muy confuso.

Mahmoud Jibril, primer ministro del CNT, dijo a los periodistas que un "reporte forense" había concluido que Gadafi murió de heridas de bala. Jibril indicó que las fuerzas del CNT habían capturado al coronel, quien no opuso resistencia. Luego se lo llevaron en una camioneta pick-up.

"Cuando el auto estaba en movimiento fueron sorprendidos por fuego cruzado entre rebeldes y fuerzas leales a Gadafi en el cual el ex líder libio fue herido en la cabeza", dijo Jibril citado por el reporte forense. "El médico forense no pudo determinar si la bala fue de los rebeldes o de las fuerzas gadafistas".