(CNN Español) - El líder opositor venezolano Leopoldo López, acusado por el gobierno de conspiración y asesinato, se entregó a las tropas de la Guardia Nacional este martes, dijo su partido Voluntad Popular.

López se entregó al mediodía, minutos después de terminar su discurso frente a los presentes en la marcha de este martes por las calles de Caracas.

En un discurso, el presidente Nicolás Maduro dijo que López está bajo custodia por su "desconocimiento de la Constitución". Además criticó a la "derecha fascista" y a los gobiernos extranjeros que se meten en los asuntos internos de Venezuela.

La entrega

Vestido de blanco y con la bandera en sus manos, el líder del partido Voluntad Popular saludó previamente a miles de personas que se concentraron en la Plaza Brion de Chacaíto para respaldarlo y marchar por las calles de Caracas.

En su discurso frente a los manifestantes indicó  las opciones que tenía era irse del país pero decidió que "no me voy a ir de Venezuela nunca" y la otro opción era quedarse en la clandestinidad, lo que desechó porque "podía dejar la duda en algunos que están aquí, de que nosotros teníamos algo que esconder".

"Nunca me iré de Venezuela", reiteró al explicar que daba la cara ante la orden de captura del gobierno en su contra.

López dijo que se entregaría, pero aclaró que es "inocente". “No tengo nada que temer. Siempre daré la cara. Mi familia y ustedes, son mi fuerza para luchar”.

"Hoy más que nunca, fuerza, fuerza, fuerza y fe Venezuela!! Somos dueños de nuestro futuro. Estamos del lado correcto de la Historia, estamos del lado de la justicia, estamos del lado de la verdad!", escribió previamente López en la red social Twitter.

Los seguidores de Maduro y funcionarios de PDVSA acompañaron al presidente en un discurso en el que llamó al combate. Maduro dijo que personalmente dirigió las operaciones para asegurar la paz el día de hoy.

Maduro pidió un aplauso para las Fuerzas Armadas y pidió la condena a la violencia. Además, dijo que en Venezuela hay plenas libertades democráticas para ejercer la violencia.

El presidente dijo que la demostración de que el Gobierno busca la paz es que ahora "protege la vida de Leopoldo López".