Tomado de www.cartabodan.com .- Japón detuvo una fuga de agua altamente radiactiva al mar desde una dañada central nuclear, aunque reconoció que podría haber ofrecido mayor información a sus vecinos sobre la contaminación en el océano.

Pese al avance en contener la filtración en la planta Fukushima Daiichi, ingenieros necesitan verter 11.5 millones de litros (11,500 toneladas) de agua contaminada al océano por la falta de espacio de almacenaje en la instalación.

El agua marina fue usada para enfriar barras de combustible sobrecalentadas. Expertos nucleares dijeron que los reactores dañados aún están lejos de estar bajo control casi un mes después de que fueron golpeados por un terremoto y un tsunami el once de marzo.

El operador de la planta, Tokyo Electric Power (TEPCO), dijo que detuvo la filtración usando cristal líquido en uno de los seis reactores que fueron dañados en el peor desastre nuclear desde Chernóbil en 1986.

"Las filtraciones fueron desaceleradas ayer luego de que inyectamos una mezcla de cristal líquido y un agente endurecedor y ahora se han detenido", dijo un portavoz de TEPCO a Reuters. Los ingenieros habían luchado desesperadamente por detener las filtraciones y usaron incluso aserrín, periódicos y concreto. Diarios locales dijeron que los países vecinos Corea del Sur y China están preocupados por la continua crisis nuclear y el vertido de agua radiactiva al mar.